El Simurg

Etiquetas

    Hay varias maneras de escribir el nombre de esta ave: Simurg, Simurgh, Simorg, Simorgh. Su significado es “treinta aves”; del persa Si (treinta) y Murg (aves).

    La mayoría de las descripciones y leyendas acerca del Simurg provienen de la mitología persa. Algunas nos indican que es un pájaro de plumas doradas y rojizas; un ave que vive más de mil años; un pájaro que es mensajero celestial; una criatura mitad fénix y mitad león, guardián de los antiguos misterios persas…

    Sin embargo, la leyenda más importante relacionada con el Simurg es “El coloquio de los pájaros”, de Farid al-Dim Attar; en ella, este poeta sufí nos presenta a esta ave como símbolo de unidad, pues señala que el Simurg es el conjunto constituido por todas las aves.

    Esta simbología nos hace recordar que somos Un Todo y, por tanto, debemos tomar conciencia de esa unidad y saber que cualquier cosa que hagamos nos afecta a todos positiva o negativamente.

Simurg

La Cruz de Flamel

Etiquetas

, , , , , , , ,

    También conocida como “Cruz Alquímica”, este símbolo aparece en “El Libro de las Figuras Jeroglíficas” de Nicolás Flamel, alquimista francés del siglo XIV. Consiste en una serpiente enroscada en una cruz, aunque hay otra versión que incluye una corona y alas sobre la serpiente y la cruz.

CruzFlamel1

    Según Titus Burckhardt en su libro “Alquimia”, la “serpiente crucificada” simboliza el control de la fuerza vital para que no se disipe y la conversión del pensamiento en una conciencia equilibrada e intemporal; la cruz en la que está la serpiente representa el cuerpo como microcosmos.

    Además, las alas y la corona que aparecen en la otra versión de la Cruz de Flamel significan la victoria de la espiritualidad sobre el materialismo.

CruzFlamel2

Pureza

Etiquetas

    Sariputra, un gran discípulo del Buddha, dijo que aunque un ser humano viva en un bosque consagrado a las prácticas ascéticas, es posible que esté colmado de impurezas; y que otro, a pesar de vivir en una ciudad sin practicar ninguna disciplina ascética, puede tener una mente pura. De los dos, declaró Sariputra, el que vive con pureza en la ciudad es muy superior al que mora en el bosque teniendo pensamientos impuros.

    Tomado del libro “Lo que el Buddha enseñó” de Walpola Rahula.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 73 seguidores