La Simbología del Ajedrez

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

    En su significado más básico, el ajedrez es una representación de la arquetípica batalla entre el bien y el mal.

    Si trasladamos el ajedrez al quehacer diario, cada acción es como una jugada. En líneas generales, si el ser humano realiza buenas acciones (buenas jugadas), le irá bien; si realiza malas acciones (malas jugadas), le irá mal. Es una manera de enseñar la Ley del Karma.

    La finalidad del ajedrez no es solamente lúdica, sino también didáctica, pues a través de este juego se transmiten muchas enseñanzas.

    Por ejemplo: el ajedrez enseña planificación, concentración, análisis; nos muestra que la victoria es consecuencia del esfuerzo y los aciertos propios y, por tanto, la derrota es consecuencia de los errores propios. Nos instruye sobre táctica, estrategia y lógica.  No es un juego de azar, es un juego racional que nos enseña a tomar decisiones y nos ayuda a desarrollar confianza, paciencia y disciplina.

Ajedrez

Ajedrez

    En el ajedrez podemos encontrar muchas “coincidencias” (y curiosidades) esotéricas y simbólicas.

    El Tablero tiene 64 escaques (casillas) de 2 colores, blanco y negro (o un color claro y otro oscuro), también las piezas son blancas y negras; esto representa la dualidad, el Yin y el Yang. Sin embargo, 64 = 6+4 = 10 = 1+0 = 1, es decir, la Unidad, lo cual nos indica que tras la dualidad aparente se halla la Unidad. El 64 también nos recuerda los Hexagramas del I-Ching.

    32 escaques de cada color, 32 piezas totales: los 22 Senderos más los 10 Sefirot de la Kabaláh. 16 piezas de cada color: 1+6 = 7

    6 piezas diferentes de cada color (suman 12): los 12 apóstoles. 8 peones, tablero de 8×8: 8 trigramas del I-Ching, Óctuple Noble Sendero. El 8 “acostado” (Lemniscata) es símbolo del Infinito.

    2 Torres, 2 Caballos, 2 Alfiles y, además, la Reina y el Rey: el Yin y el Yang, la dualidad aparente.

Tablero y Piezas

El Tablero y las Piezas

Simbología de las Piezas

Peones: Representan el trabajo en equipo, ya que los peones son más importantes en conjunto que individualmente; bien decía Philidor que “los peones son el alma del ajedrez”. Además, cuando un peón llega al extremo opuesto del tablero, se “transforma” en otra pieza (Dama, Torre, Alfil o Caballo), lo cual simboliza la reencarnación; o también la capacidad de cada quien de mejorar, de evolucionar. En términos militares, representan la infantería, los soldados de a pie.

Torres: Las torres están en las cuatro esquinas del tablero formando un cuadrado (la Materia, el Mundo Material, los 4 Elementos) delimitando así el “Campo de Batalla”.

Caballos: Representan el Principio del Ritmo, pues “saltan” de un color a otro así como el péndulo oscila de un polo a otro (del Yin al Yang, y viceversa). Militarmente, es la caballería.

Alfiles: Simbolizan la lealtad y el seguir siempre un mismo camino, ya que cada alfil se mueve por las casillas del mismo color en el que empiezan. Desde la antigüedad han representado a los ministros o, también, a los jerarcas religiosos (aunque no todos ellos sean dignos de la simbología del Alfil).

El Rey y la Reina: El hombre y la mujer, el padre y la madre, se necesitan mutuamente. El Rey representa al jugador; es el ajedrecista en el tablero, el comandante en el campo de batalla; mientras que, según el libro “El Hombre que Calculaba” de Malba Tahan (pseudónimo del profesor y escritor brasileño Julio César de Mello y Souza), la Reina representa al pueblo y a su patriotismo.

Diseño Staunton

Piezas “Staunton”

    El diseño “Staunton” es el diseño más conocido de las piezas de ajedrez. Llevan este nombre en honor de Howard Staunton (un gran ajedrecista inglés del siglo XIX). En este diseño se nota una marcada influencia cristiana, pues hay una Cruz sobre la corona del Rey, y la parte superior de los alfiles tiene forma de mitra como la que usan los obispos; de hecho, en inglés, Alfil se dice Bishop, que significa “obispo”. Más curiosidades acerca de los nombres de las piezas: Al-Fil, en árabe, significa “el elefante”. En francés, al Alfil se le dice Le Fou (el Loco). En inglés, al Caballo se le llama Knight (Caballero). En español, a la Reina se le dice Dama, esto es para evitar confusión al momento de anotar las partidas; así, el Rey se anota “R” y la Dama “D”.

    Rey, en persa, es Shah, y de la expresión persa Shah-Mat (que significa “el Rey ha muerto”, “el Rey está atrapado” o “el Rey no puede escapar”) proviene “jaque mate”.

    Para terminar, les dejo este dato verdaderamente asombroso: Claude Shannon, ingeniero y matemático, calculó la cantidad de partidas diferentes que se pueden jugar en el ajedrez, dando como resultado:  partidas posibles (según cálculos más recientes, ). Esto se conoce como “Número de Shannon”. Para que tengan una idea de lo enorme de esta cifra, los científicos dicen que la cantidad de átomos que existen en el Universo es de aproximadamente 6x , es decir, la cantidad de partidas posibles es superior a la cantidad de átomos que hay en el Universo.

Nada Existe

Etiquetas

    Yamaoka Tesshu, cuando era un joven estudiante del Zen, visitó un día al maestro Dokuon.

    Deseando exhibir sus logros, Yamaoka dijo: La mente, Buda y los seres sensibles no existen. La verdadera naturaleza de los fenómenos es la vacuidad. No hay comprensión, no hay ilusión, ni sabio, ni mediocridad. No hay nada que dar, ni nada que recibir.

    Dokuon, quien estaba fumando en silencio, de repente, golpeó a Yamaoka con su pipa de bambú, y esto puso furioso al joven…

    Entonces dijo Dokuon: Si nada existe, ¿cuál es la causa de esa furia?

 

Poder Cósmico

Etiquetas

, ,

Tomado del libro “Entrevista a un maestro Zen”

(entrevista realizada a Taisen Deshimaru).

*

Buda Shakyamuni comprendió

a través de su cuerpo

que el poder cósmico fundamental existía

y que él estaba unido a esta corriente.

Su cuerpo y su espíritu estaban en armonía,

se habían unificado con el poder cósmico.

Él tuvo esta experiencia.

Vosotros también debéis experimentarlo

en vosotros mismos.

Un Tigre

(Fragmento tomado del Libro “Antes de la Consciencia”

de Sri Nisargadatta Maharaj).

*

Si un tigre te ataca,

ya sabes que es poco probable que sobrevivas.

Entonces…

¿Por qué morir como un cobarde?

Ataca tú al tigre y, quizás, éste salga huyendo.

En cambio…

Si el tigre está solamente de paso,

no lo ataques.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 203 seguidores