Símbolos

La Triple Diosa

    Es una de las deidades principales en el Neopaganismo. Representa cada una de las etapas de la mujer y, además, tres fases lunares distintas: La Doncella (Luna Creciente), la Madre (Luna Llena) y la Anciana (Luna Menguante).

    La Doncella simboliza los inicios, la juventud y el entusiasmo. La Madre simboliza la fertilidad, la madurez y la estabilidad. La Anciana simboliza la sabiduría, el descanso y la etapa final de algo.

    La Triple Diosa está asociada también con la tríada mitológica griega conformada por Artemisa, Selene y Hécate. La Doncella es Artemisa: diosa virgen de la caza y “Reina de la Tierra y la Naturaleza”. La Madre es Selene: La Luna, “Reina del Cielo”. La Anciana es Hécate: La Magia, la Sabiduría Oculta, la “Reina de las Brujas y del Inframundo”.

    El símbolo de la Triple Diosa es la Triple Luna (la Luna Llena en el centro y las Lunas Creciente y Menguante a los lados), el cual puede incluir otro símbolo en el centro (Pentáculo, Trisquel, etc.).

triple-luna

Reflexiones

Junto al Mar

(Leyenda medieval)

    Un día, San Agustín paseaba junto al mar y pensaba en muchas de las doctrinas sobre la realidad de Dios; una de ellas, la doctrina de la Trinidad. De pronto, vio a un niño que jugaba en la arena; lo observó más de cerca y vio que el niño corría hacia el mar, llenaba un cubo de agua y volvía donde estaba antes, y vaciaba el agua en un hoyo. El niño hacía esto una y otra vez, hasta que San Agustín, sumido en una gran curiosidad, se acercó al niño y le preguntó: ¿Qué haces? Y el niño le respondió: Estoy sacando toda el agua del mar y vertiéndola en este hoyo. San Agustín exclamó: ¡Pero eso es imposible! Entonces el niño le dijo: Más difícil es que llegues a descifrar el misterio de la Santísima Trinidad.

san-agustin-y-el-nino

Símbolos

Trisquel

    También conocido como Triskel, Triskelion o Triskele, es un símbolo especialmente importante para los celtas; de hecho, se dice que los druidas (sacerdotes celtas) eran los únicos que podían utilizarlo.

    Se trata de tres espirales iguales que convergen en un punto central o que están conectadas formando un triángulo en el centro.

    Por su simetría, el Trisquel simboliza la armonía entre Espíritu, Mente y Cuerpo; además, por la conexión de sus espirales, representa el vínculo existente entre Pasado, Presente y Futuro.

triskeles

Astrología·Símbolos

Los Reyes Magos

Autor: Leonardo Boff (Teólogo de la Liberación)

    En el Nuevo Testamento hay dos versiones del nacimiento de Jesús. Una, del evangelio de Lucas, culmina en la adoración de los pastores. Otra, del evangelio de Mateo, se concentra en la adoración de los tres Reyes Magos. La lección es: judíos y paganos, cada uno a su modo, encuentran a Jesús.

    Las Escrituras judeocristianas dejan claro que Dios no se reveló sólo a los judíos. Antes que surgiera el pueblo de Israel con Abraham, se reveló a Enoch, a Noé, a Melquisedec, después a Balaán y al rey Ciro. Los reyes magos pertenecen a este grupo. ¿Quiénes eran?

    Eran astrólogos venidos probablemente de Babilonia. En aquel tiempo, astronomía y astrología caminaban juntas. Cierto día estos sabios descubrieron una extraña conjunción de Júpiter con Saturno, que los aproximaba de tal forma que parecían una única gran estrella sobre la constelación de Piscis. Desde los tiempos de Kepler, los cálculos astronómicos han mostrado que, efectivamente, en el año 6 antes de Cristo (fecha del nacimiento de Cristo según el calendario corregido) tuvo lugar tal conjunción. Para los sabios de la época, este hecho tuvo una gran significación. Júpiter, en la lectura astronómica de aquel tiempo, era el símbolo del Señor del mundo; Saturno era la estrella del pueblo judío, y la constelación de Piscis era el símbolo del final de los tiempos. Los sabios babilónicos lo interpretaron así: en el pueblo judío (Saturno) nacerá el Señor del mundo (Júpiter) inaugurando el final de los tiempos (Piscis). Por eso se pusieron en camino para rendirle homenaje. Siempre hubo en la historia de los pueblos personas sencillas o sabios que se pusieron en camino a la búsqueda de salvación, o sea, de una totalidad integradora. Dios salió a su encuentro en sus modos de ser y de pensar.

    Pero, ¿por qué se pusieron en camino para buscar a Jesús? Porque, según la comprensión de los cristianos, Jesús es un principio de orden y de creación de una gran síntesis humana, divina y cósmica. Cuando dan el título de “Cristo” a Jesús, quieren expresar esta convicción. Esta síntesis se encuentra también en otras religiones bajo otros nombres: Sabiduría, Logos, Iluminación, Buda, Tao… Éstos son los “ungidos y consagrados” (significado de la palabra “Cristo”) para ser un centro de atracción y unificador de todo lo que hay en el Cielo y en la Tierra. Cambian los nombres, pero el sentido es siempre el mismo.

    Nuestra realidad, por su parte, es contradictoria: verdad y falsedad, bondad y maldad. ¿Cómo podemos distinguir un aspecto del otro? ¿Cómo crear un orden superior que sobrepase estas contradicciones? Necesitamos un Centro ordenador y animador de una síntesis personal, social y también cósmica.

    Los evangelistas usaron el fenómeno astronómico para presentar a Jesús como aquel Señor del Universo que viene bajo la forma de un niño para unificar todo. Esa Energía es divina, pero no exclusiva. Se expresa bajo muchas formas históricas. En Jesús, el Cristo adquirió una concretización que movilizó a otras culturas con sus sabios venidos de Oriente.

    Todos están en busca de aquella Energía que se esconde en el significado de la palabra Cristo. Ese encuentro con la Estrella produce hoy, como produjo ayer, alegría y sentimiento de integración. Habrá siempre una Estrella en el camino de quien busca. Por eso, lo importante es buscar con la mente siempre despierta a los símbolos, como los Reyes Magos.

 

Reflexiones

2017: Un Año “10”

    En algunos sistemas de calificación, el “10” es la puntuación máxima. En Numerología, el “10” es 1+0 = 1; el “1” simboliza la Unidad e indica el comienzo de algo, pero el “1” que proviene del “10” significa el comienzo de un nuevo ciclo y en una etapa superior. En el fútbol, el “10” es el jugador más habilidoso, el mejor del equipo. En matemáticas, el “10” es un número fundamental, pues el sistema de numeración que utilizamos es el sistema decimal, es decir, el que consta de diez dígitos (0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 y 9); además, los dígitos del “10” (el “1” y el “0”) constituyen el sistema binario, que es la base de todo el universo informático. Asimismo, hay varios decálogos de preceptos éticos y morales cuya finalidad principal es convertirnos en mejores personas mediante su práctica; por ejemplo: los “10” mandamientos de la tradición judeocristiana o el decálogo de Solón de Atenas (uno de los “Siete Sabios” de Grecia).

    Numerológicamente, 2017 es un año “10”, porque 2+0+1+7=10. Por tanto, hagamos que este año sea verdaderamente un “10”. Que sea el inicio de una nueva y mejor etapa para todos. Que sea tan bueno como el “10” de un equipo de fútbol. Que sea un año de unidad en el respeto a la diversidad. Que desarrollemos y utilicemos nuestras habilidades para el bien de todos. Que hagamos un uso correcto, sensato y ético de la tecnología. Que seamos mejores personas y que, al terminar el año, éste y nosotros merezcamos la calificación más elevada.

Palabras Mágicas

SIM SALA BIM

    mago-danteEsta expresión fue popularizada por un mago danés de comienzos del siglo XX llamado Harry August Jansen, mejor conocido como “Dante”.

    Se cree que SIM SALA BIM es una expresión onomatopéyica carente de significado que proviene de una canción danesa para niños, aunque el mago “Dante” decía que significaba “mil gracias” y por eso la utilizaba para agradecer cuando el público aplaudía. Además, así se llamaba su espectáculo de magia.

    Según otras versiones, SIM SALA BIM era el “apellido” de un misterioso mago que deambulaba por el desierto, o el equivalente de ABRACADABRA en Suecia y otros países escandinavos.

Símbolos

El Solsticio de Invierno y la Navidad

    Entre el 20 y el 23 de diciembre de cada año ocurre el Solsticio de Invierno en el hemisferio norte. Durante esos días, el tiempo sin luz solar es un poco mayor al tiempo de luz solar (las noches duran más que los días); pero a partir de entonces, el tiempo de luz solar aumenta poco a poco hasta llegar el Equinoccio de Primavera, en el cual se equilibra la duración de los días y las noches. Esto ha sido interpretado simbólicamente desde la antigüedad como el nacimiento (o renacimiento) del Sol o de la Luz; por esta razón, en estas fechas solían celebrarse distintas festividades relacionadas con el Sol o con el “nacimiento” de alguna “deidad solar”. Por ejemplo, una de las celebraciones más emblemáticas en la antigua Roma era el festival del Sol Invictus (Sol Invicto) o “Festival del Nacimiento del Sol Invicto”. En cuanto a la fecha, en el calendario juliano (calendario solar instaurado por Julio César) el Solsticio de Invierno era el 25 de diciembre; sin embargo, en el calendario gregoriano (promulgado por el papa Gregorio XIII en 1582, y el cual se utiliza en casi todo el mundo) el Solsticio de Invierno ocurre alrededor del 21 de diciembre.

La Navidad:

    Del latín Nativitas (nacimiento), es una festividad cristiana en la cual se celebra el nacimiento de Jesús de Nazaret en la medianoche entre el 24 y 25 de diciembre de cada año.

    En la época del emperador Constantino, la Navidad empezó a celebrarse el día del Solsticio de Invierno para sustituir las festividades paganas, como la del Sol Invictus, y así tratar de convertir al cristianismo a muchos romanos paganos identificando a Cristo con el “Sol Invicto” o afirmando que Cristo era el verdadero “Sol Invicto”.

    En épocas posteriores, y con la finalidad de propagar el cristianismo, la Iglesia Católica fue sustituyendo en otras tierras las festividades dedicadas a “dioses solares” y estableció la Navidad como fiesta principal.

    Algunas vertientes del cristianismo no celebran la Navidad debido a que en la Biblia no se expresa con certeza la fecha del nacimiento de Jesús, y otras la celebran en una fecha distinta debido al calendario que utilizan.

nacimiento

Otras festividades y personajes:

    Otra festividad muy importante en la antigua Roma era la Saturnalia (Saturnales), festival pagano dedicado a Saturno (Kronos), dios del tiempo. Durante las Saturnales se intercambiaban regalos y se hacían banquetes, lo cual se sigue haciendo en las navidades actuales.

    En épocas más recientes se creó el personaje de Papá Noel, Santa Claus o San Nicolás, el cual trae regalos a los niños en navidad. Este personaje está basado o inspirado en un obispo católico (y santo) del siglo IV llamado San Nicolás de Myra (o de Bari).

Simbología:

    El Solsticio de Invierno y la Navidad simbolizan renacimiento, renovación; por tanto, es un tiempo propicio para reflexionar acerca de nuestras acciones durante el año, renunciar a todo lo perjudicial y efímero, y cultivar cada vez más virtudes como la generosidad y la solidaridad; de esa manera, se producirá en nosotros un renacer, una renovación, y nos convertiremos en mejores seres humanos.