Reflexiones

Prudencia

    Del latín Prudentia, y ésta –a su vez– del latín Pro Videntia (Pro = hacia delante; Videntia, Videre = ver) que significa “Ver hacia delante”, “Ver por adelantado”, “Ver antes”, “Anticiparse”, es decir, la persona prudente es capaz de prever lo que pudiera ocurrir.

    En la ética aristotélica, la prudencia es interpretada como sabiduría práctica, como aquella virtud indispensable para alcanzar el punto medio, el equilibrio.

    Prudencia es moderación, cautela; es sensatez o buen juicio en las acciones y las palabras; es expresarse con claridad y de manera adecuada; es hacer lo correcto, ser respetuoso y no perjudicar; es conocer lo que está bien y lo que está mal, para realizar siempre las buenas acciones y alejarse de las malas.

    Epicuro de Samos, filósofo griego, escribió en su “Carta a Meneceo”: Lo más estimable y precioso de la filosofía es la prudencia, pues de la prudencia proceden las demás virtudes. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s