Cuentos Zen Clásicos

¡Qué bien me entiendes!

En una ocasión,

un monje fastidiaba a Bankei

insistiéndole en que no le entendía nada.

Bankei le pidió que se aproximara.

El monje dio un paso hacia adelante.

Bankei le dijo: Un poco más adelante.

El monje volvió a adelantarse.

Entonces dijo Bankei:

¡Qué bien me entiendes!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s