Khalil Gibran

El Perro Sabio

(De “El Loco”)

    Un día, un perro sabio pasó cerca de un grupo de gatos. Viendo el perro que los gatos parecían estar absortos hablando entre ellos y que no advertían su presencia, se detuvo a escuchar lo que decían.

    Se levantó entonces –grave y circunspecto– un gran gato, y dijo a sus compañeros: Hermanos, orad; y después que hayáis orado una y otra vez, sin duda alguna lloverán ratones del cielo.

    Al oírlo, el perro sonrió y se alejó de los gatos diciendo: ¡Ciegos e insensatos felinos! En realidad, lo que llueve después que oramos y hacemos plegarias son huesos y no ratones.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s