Ajedrez y Vida

Novelas, Cuentos y Ensayos

Ajedrez y Literatura

Cómo la vida imita al Ajedrez (G. Kasparov)

Cuentos de Ajedrez (Varios Autores)

El Ajedrez y su Difusión por Europa

El Elefante de Marfil (N. Riesco)

El Fuego (K. Neville)

El Gambito Turco (B. Akunin)

El Ocho (K. Neville)

Historia General del Ajedrez (J. Ganzo)

La Defensa Luzhin (V. Nabokov)

La Máquina de Ajedrez (R. Löhr)

La Moral del Ajedrez (B. Franklin)

La Novela de Don Sandalio (M. Unamuno)

La Partida de Ajedrez (A. Bierce)

La Psicología del Jugador de Ajedrez (R. Fine)

La Torre Herida por el Rayo (F. Arrabal)

Lecturas de Ajedrez (Y. Averbach)

Nabokov y su pasión por el Ajedrez (S. Negri)

Novela de Ajedrez (S. Zweig)

Sobre los Orígenes del Ajedrez (S. Negri)

 

 

Jesús de Nazaret

Jesús y la Regla de Oro

(Mateo 7:12 / Lucas 6:27 / Lucas 6:32-35)

    El principio ético que conocemos como Regla de Oro ha sido expresado a lo largo de la historia de distintas maneras (Leer: Regla de Oro).

    Jesús de Nazaret lo expresó así: Como queráis que los demás hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos.

    Sin embargo, Jesús agregó: Amad a vuestros enemigos; haced el bien a los que os odian… Porque si solamente amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores aman a los que les aman. Y si solamente hacéis el bien a los que os hacen el bien, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores hacen lo mismo… Vosotros, en cambio, amad a vuestros enemigos y haced el bien a todos.

    Es decir, a diferencia de otros, el Maestro Jesús deja muy claro que debemos tratar a todos de la mejor manera posible; no solamente a aquellos que nos tratan bien, sino también a aquellos que no necesariamente son nuestros amigos, aquellas personas con las cuales no simpatizamos, e incluso aquellos que pudiéramos considerar enemigos.

Misceláneas

La Verdad y la Mentira

(Autor: Jean-Léon Gérôme)

    Cuenta la leyenda que un día la Verdad y la Mentira se cruzaron.

Buenos días. Dijo la Mentira.

Buenos días. Contestó la Verdad.

Hermoso día. Dijo la Mentira.

    Entonces la Verdad se asomó para ver si era cierto. Lo era.

Hermoso día. Respondió la Verdad.

Aún más hermoso está el lago. Dijo la Mentira.

    Entonces la Verdad miró hacia el lago y vio que era cierto nuevamente lo que decía la Mentira; por tanto, asintió.

    Corrió la Mentira hacia el agua y dijo:

El agua está tibia. Nademos.

    La Verdad tocó el agua con sus dedos y realmente estaba tibia, así que confió en la Mentira.

    Ambas se quitaron las ropas y nadaron tranquilas.

    Un rato después, salió la Mentira, se vistió con la ropa de la Verdad y se fue.

    La Verdad, incapaz de vestirse con la ropa de la Mentira, comenzó a caminar desnuda y todos se asombraban al verla.

    Es así como aún hoy en día la gente suele preferir la Mentira disfrazada de Verdad y no la Verdad al desnudo.

Jesús de Nazaret

Jesús y las Mujeres

    A continuación, les dejo el enlace al artículo Las Mujeres en la Vida de Jesús del brasileño Leonardo Boff (Teólogo de la Liberación).

    Y, además, el enlace a Extractos del Libro “Jesús, Aproximación Histórica” del sacerdote español José Antonio Pagola, en los cuales se hace referencia a la relación de Jesús con las mujeres.

    Asimismo, les dejo estos dos artículos: La Conveniencia del Sacerdocio para las Mujeres y Lo Femenino fue Primero también de Leonardo Boff.

¡Feliz Día de la Mujer!

Aunque, en realidad, todos los días deben ser Día de la Mujer.

Reflexiones

La Conducta de los Gobernantes

    Mencio (372 a.C.–289 a.C.), un gran filósofo confuciano, en alguna ocasión expresó lo siguiente:

    En otras épocas, cuando un gobernante incurría en alguna falta, ansiaba corregirse. En estos tiempos, los gobernantes no solamente persisten en sus faltas, sino que también tratan de excusarse utilizando toda clase de pretextos.

    Esto significa entonces que la conducta de los gobernantes no ha cambiado mucho desde los tiempos de Mencio hasta nuestros días.