Epicteto

Algunos Consejos

    Epicteto afirmaba que es una necedad creer que la libertad y la felicidad consisten en que todo ocurra según nuestros deseos, pues hay cosas que dependen de nosotros y otras que no.

    Recomendaba que debemos cultivar el hábito de pensar antes de actuar y antes de hablar, para que podamos medir bien las consecuencias de nuestros actos y de nuestras palabras.

    Además, nos aconseja que no debemos relacionarnos con cualquiera, que debemos relacionarnos solamente con buenas personas, con personas que nos eleven, que sean una buena influencia para nosotros y, de igual modo, nosotros debemos ser una buena influencia para los demás.

Epicteto

Disputas

¿Ves esos perros que están jugando?

Diríase que son los mejores amigos del mundo, ¿verdad?

Pues echa un hueso en medio de ellos y verás lo que ocurre.

Esta suele ser la amistad entre algunos padres, hijos y hermanos.

En cuanto se presenta un motivo de disputa:

dinero, tierras o bienes de cualquier clase,

ya no hay padre, ni hijo, ni hermano.

 

Epicteto

Un “gran señor”

    Un “gran señor”, que se jactaba de libre e independiente, me dijo: ¡Mísero filósofo!, ¿te atreves a llamarme esclavo, a mí, cuyos antepasados fueron libres; a mí, que soy senador, que he sido cónsul y a quien el emperador tiene por favorito?

    Y me siguió diciendo: Yo hago lo que quiero y nadie puede obligarme a otra cosa, a menos que sea el emperador, que es dueño de todo y de todos.

    Entonces le dije: Con tus propias palabras, ilustre cónsul, acabas de confesar que tienes un dueño que puede obligarte, y aunque añades que es dueño de todo y de todos, ello no te hace más libre, simplemente prueba que eres un esclavo más en un lugar donde hay muchos millones de esclavos.