Filosofía

Una nota estoica

Según el Estoicismo, el Universo está regido por el Logos (Razón Divina Universal de la cual forma parte la razón humana), lo cual significa que la naturaleza del ser humano es racional. Por tanto, todo ser humano que sucumbe al Pathos (impulsos, pasiones, excesos) se está desviando de su naturaleza. Por tal motivo, es fundamental vivir de manera disciplinada y de acuerdo con el Logos y no con el Pathos. Así, se logran la Apatheia (ecuanimidad ante cualquier adversidad o circunstancia), la Ataraxia (serenidad, paz interior) y la Eudaimonia (felicidad).

Filosofía

El Optimismo como Filosofía de Vida

    La palabra “Optimismo” proviene del francés Optimisme y ésta del latín Optimum, que significa “lo mejor”. Se dice que esta palabra empezó a utilizarse para referirse a la doctrina expresada por el filósofo y matemático alemán Gottfried Wilhelm Leibniz en su obra Teodicea, según la cual vivimos en el mejor de los mundos posibles. Además, Leibniz hace referencia en esa obra a lo mejor en diferentes aspectos o ámbitos, y considera que todo tiende a lo mejor, mientras que lo “malo” es un paso u oportunidad para la consecución de algo mejor.

    El DRAE nos dice que el Optimismo es la “propensión a ver y juzgar las cosas en su aspecto más favorable” y la “doctrina filosófica que atribuye al universo la mayor perfección posible”.

    El Optimismo consiste en resaltar los mejores aspectos, los aspectos más favorables de cada situación o circunstancia, y en tratar de superar los más negativos y adversos.

    El Optimista se enfoca en lo mejor; procura pensar, sentir, decir y hacer lo mejor. Tiene la convicción de que el bien prevalecerá, y él o ella forma parte del bien. No ignora la realidad y sus dificultades, el optimista afronta esas dificultades dando lo mejor de sí.

    Por ejemplo, en caso de presentarse un problema o adversidad, el optimista hace todo lo posible para encontrar la solución o ayudar a encontrarla.

    No sé si vivimos en el mejor mundo posible, como sostenía Leibniz, pero si cada uno de nosotros se convierte en un mejor ser humano, ayudará a que el mundo mejore.

*

Según estudios, el Optimismo es beneficioso para la salud psicológica y física.

Leer: Optimismo y Salud

Filosofía

El Positivismo

    En ciencia y filosofía, lo positivo es todo aquello que puede ser cuantificado, medido, percibido a través de los sentidos; se refiere a lo concreto, a lo material.

    El Positivismo es una corriente filosófica según la cual el único conocimiento auténtico es el conocimiento científico, el conocimiento basado en la experiencia; de manera que el Positivismo se fundamenta en hechos concretos y no en especulaciones teóricas, y rechaza todo lo que no pueda ser demostrado científicamente. El Positivismo se enfoca únicamente en los aspectos materiales de la realidad.

    El principal exponente del Positivismo, y considerado su fundador, fue el filósofo francés Auguste Comte, a quien también se considera padre de la sociología como ciencia, pues aplicó el método científico para el estudio y comprensión de la sociedad, de sus fenómenos, etc.

Comte

Auguste Comte

    En su libro Discurso sobre el Espíritu Positivo, este filósofo explica lo que él llamó “Ley de la evolución intelectual de la humanidad o Ley de los tres estados”, la cual es el fundamento del Positivismo:

    Todas nuestras especulaciones, cualesquiera, están sujetas inevitablemente, sea en el individuo, sea en la especie, a pasar sucesivamente por tres estados teóricos distintos, que las denominaciones habituales de teológico, metafísico y positivo podrán calificar aquí suficientemente, para aquellos, al menos, que hayan comprendido bien su verdadero sentido general. Aunque, desde luego, indispensable en todos aspectos, el primer estado debe considerarse siempre, desde ahora, como provisional y preparatorio; el segundo, que no constituye en realidad más que una modificación disolvente de aquél, no supone nunca más que un simple destino transitorio, a fin de conducir gradualmente al tercero; en éste, el único plenamente normal, es en el que consiste, en todos los géneros, el régimen definitivo de la razón humana.

    Podemos resumir estos tres estados de la siguiente manera:

Estado Teológico o Mágico: El ser humano busca explicar la realidad atribuyendo a los distintos fenómenos causas mágicas, sobrenaturales o divinas.

Estado Metafísico, Filosófico o Abstracto: Ahora el ser humano intenta explicar la realidad de manera racional, ya no habla de causas sobrenaturales, mágicas o divinas, sino de ideas y conceptos, y utiliza términos abstractos y metafísicos.

Estado Positivo o Científico: Este es el estado definitivo. El ser humano busca explicar la realidad y sus fenómenos basándose en la observación y la experimentación, en el método científico. Se enfoca en los hechos, en lo concreto y no en ideas, ni conceptos, y mucho menos en lo mágico o divino.

    Para una explicación detallada, recomiendo la lectura del libro:

Discurso sobre el Espíritu Positivo de Auguste Comte.

Filosofía · Reflexiones

Solipsismo

    Del latín Solus Ipse o Ego Solus Ipse, que significa “solamente uno mismo”, “solamente yo”. El Solipsismo es una teoría filosófica según la cual “solamente existo yo” o “sólo sé que yo existo”, mientras que todo lo que me rodea (objetos, personas, etc.) no tienen existencia real, son creaciones de mi mente, son “creaciones mías”, o simplemente son percepciones mías; de modo que sólo puedo estar seguro de mi propia existencia, solamente puedo conocer mi propio yo, pues es lo único real.

    Sin embargo, hay diferentes maneras de interpretar el Solipsismo. Por ejemplo, podríamos decir que es egoísmo y egocentrismo llevados al extremo; de hecho, hay más de uno por ahí que pareciera pensar: “Solamente yo existo, los demás no existen, y si acaso existen, no me importan, pues solamente yo importo”. Quien así piensa es entonces una especie de solipsista, que cuando le hablas no te presta atención o no te deja hablar, pero cuando él habla te obliga a que le prestes atención y a nadie más; solamente le interesa lo suyo y exige que lo atiendan, pero este solipsista nunca está pendiente de los demás, es decir, demuestra con sus acciones y con su actitud que está convencido de que solamente existe él y que todo lo que le rodea es como una fantasía o –si existe– está ahí para servirle a él y a nadie más.

 

Filosofía

Escepticismo

    El Escepticismo es una corriente filosófica basada en el examen atento, en la indagación permanente, en la observación cuidadosa, en la reflexión; de hecho, la palabra “Escéptico” proviene del griego Skeptikós que significa “el que examina”, “el que indaga”, “el que observa”, “el que reflexiona”.

    Algunos de los filósofos escépticos más importantes fueron: Pirrón de Elis, Carnéades de Cirene y Sexto Empírico.

    Pirrón decía que para el ser humano es imposible conocer la verdad absoluta y que, por tanto, no debemos aseverar algo como si eso fuera la verdad. Recomendaba que no debemos decir “es así”, sino “me parece que es así”.

    ¿Cuántas veces afirmamos algo cuya veracidad desconocemos y que simplemente suponemos? ¿Cuántas veces decimos algo sólo porque otros lo han dicho?

    Carnéades sostenía que son imposibles tanto la certeza absoluta como la incertidumbre total, de modo que propuso un criterio de credibilidad basado en la probabilidad; es decir, según él, no podemos saber si algo es verdadero o no, solamente podemos saber si es probable.

    Creo que con esto juegan algunos que nos presentan “medias verdades” o alguna falsedad que nos puede parecer probable y entonces terminamos creyendo que es verdad.

    Según Sexto Empírico, hay que observar, indagar y cuestionar permanentemente; hay que ser muy cauteloso y reflexionar antes de opinar acerca de algo o antes de tomar alguna decisión.

    ¿Cuántas opiniones se emiten sin ningún fundamento? ¿Cuántas decisiones se toman sin pensar en las posibles consecuencias?

    Creo que la enseñanza más importante del Escepticismo y, por tanto, digna de ser practicada incluso por los no escépticos es no aceptar cualquier cosa como verdad. Constantemente debemos preguntarnos: ¿Cuál es la verdad? ¿Qué es verdad y qué no lo es? No debemos creer en cualquier cosa. Y si no podemos alcanzar la verdad absoluta, al menos tratemos de acercarnos todo lo que podamos.

Filosofía

La Caverna

    En La República de Platón encontramos la “alegoría de la Caverna”, la cual nos transmite muchas enseñanzas; una de ellas es la siguiente:

    Platón se refiere en esta alegoría a un grupo de personas que desde muy pequeñas están en el interior de una caverna y solamente ven sombras que se proyectan a través de la entrada de la misma. Según estas personas, las sombras son prácticamente lo único que existe, la única realidad, pues no conocen nada más. Sin embargo, una persona logra salir de la caverna y ve la luz, y luego entra y lo cuenta a quienes todavía se hallan en la caverna, y quiere que salgan para que vean la luz; pero no le creen, e incluso –nos relata Platón– serían capaces de matar a esa persona.

    Aquellos que están dentro de la caverna representan a quienes tienen una visión muy limitada de la vida, juzgan todo según esa visión y no aceptan que una realidad distinta sea posible. Estas personas suelen ser fanáticas, extremistas, y pueden llegar a matar con tal de imponer su única manera de ver el mundo y de hacer las cosas.

    Quien sale de la caverna representa a todo aquel que ha comprendido que no solamente hay sombras, sino también luz; y luego busca mostrar esa luz a quienes, por vivir en la oscuridad, piensan que las sombras son la única realidad.

    No obstante, “sacar a los demás de la oscuridad” a veces cuesta a quien lo intenta el ser martirizado o asesinado; por ejemplo: Sócrates, Jesús de Nazaret, Mahatma Gandhi, etc.

    En resumen, algunos prefieren quedarse con su limitado y oscuro punto de vista, y otros se atreven a aceptar y vivir luminosamente la realidad.

Filosofía

Una dosis de Estoicismo

    El Estoicismo es una escuela filosófica que fue fundada por Zenón de Citio aproximadamente en el año 300 a.C.

    La palabra “Estoicismo” proviene del griego Stoa (pórtico), en referencia al pórtico del Ágora de Atenas, lugar donde Zenón impartía sus enseñanzas.

    Además de su fundador, algunos estoicos notables fueron: Cleantes de Aso, Crisipo de Solos, Musonio Rufo y Epicteto (filósofos), Lucio Anneo Séneca (filósofo, político, orador y escritor) y Marco Aurelio (emperador romano, apodado “el Sabio”, “el Filósofo” o “el Emperador Filósofo”).

    Según la doctrina estoica, debemos llevar una vida disciplinada y guiada por la razón, evitando la codicia, la impulsividad, las pasiones y los excesos; así, tendremos paz interior, afrontaremos con ecuanimidad las adversidades y seremos verdaderamente felices.

    En estos tiempos, creo que nos vendría bien aplicar en nuestras vidas una buena dosis de Estoicismo; por tal motivo, aquí les dejo los enlaces donde podrán encontrar las enseñanzas más importantes de tres estoicos emblemáticos: Epicteto, Séneca y Marco Aurelio.

Filosofía

Philos Sophía

    Filosofía es Philos y Sophía, Amor y Sabiduría, Sentir y Pensar, Corazón y Mente. Es Amor con Sabiduría y Sabiduría con Amor, Amor Sabio y Sabiduría Amorosa. Es Sentir el Pensamiento y Pensar el Sentimiento, Sentir con Sabiduría y Pensar con Amor. Es tener Corazón Sabio y Mente Amorosa.

    Por tanto, la Filosofía más elevada consiste en armonizar la Mente y el Corazón para luego transmitir esa armonía mediante la Palabra y la Acción, y así emanar siempre Amor y Sabiduría: el Amor de la Sabiduría y la Sabiduría del Amor.