Mitología

Vencer al Minotauro y salir del laberinto

    Minos (rey de Creta) había prometido a Poseidón (dios del mar) sacrificar un animal en su honor. Para esto, Poseidón hizo emerger del mar un toro, el cual pareció tan maravilloso a Minos que decidió sacrificar a otro. Esto enfureció a Poseidón; entonces este dios provocó que la esposa de Minos, la reina Parsífae, se enamorase del toro y concibiera de él al Minotauro, un monstruo mitad toro y mitad hombre.

    Horrorizado, el rey Minos mandó construir un enorme laberinto al legendario artesano y arquitecto Dédalo, y una vez construido dejaron encerrado ahí al monstruo, abandonándolo en el centro del laberinto. El Minotauro se alimentaba solamente de carne humana, y pronto el rey encontraría la manera de alimentarlo.

    El príncipe Andrógeo (hijo del rey Minos) fue asesinado en Atenas. Minos y su ejército tomaron la ciudad de Atenas y se impuso a los atenienses como castigo que debían enviar periódicamente a Creta siete doncellas y siete varones jóvenes para ser encerrados en el laberinto y devorados por el Minotauro.

    Teseo era hijo de Egeo (rey de Atenas), aunque algunas versiones indican que era hijo de Poseidón. Teseo se caracterizaba por su fortaleza y valentía, gracias a las cuales realizó muchas proezas; una de ellas es que se unió a los jóvenes enviados a servir de alimento al Minotauro, pero realmente iba a matar al monstruo.

    Ariadna era hija del rey Minos y la reina Parsífae. Ariadna se enamoró de Teseo y lo ayudó dándole un ovillo de hilo para que lo fuese desenrollando a medida que se adentrase en el laberinto y, después de matar al Minotauro, pudiese encontrar la salida siguiendo el hilo.

    Finalmente, Teseo mató al Minotauro y salió del laberinto, librando así a la ciudad de Atenas de la terrible imposición.

Ariadna y Teseo

Teseo y Ariadna

    Este mito nos enseña lo siguiente:

    El Minotauro (toro de Minos) representa lo más oscuro del ser humano por tratarse de una aberración producto de los instintos más bajos y las pasiones más viles.

    Teseo es el ser humano que busca dar lo mejor de sí en todo momento y es capaz de superar grandes adversidades.

    El nombre “Ariadna” es de origen griego y significa “muy pura”, “la más pura”; según otra etimología, significa “la luz del padre”, “la luz del señor”. Es Ariadna la que suministra el hilo que guía a Teseo para salir del laberinto. Ella simboliza la conciencia, la inteligencia, aquello que nos guía y nos indica el camino correcto.

    El laberinto simboliza una búsqueda durante la cual se deben superar las distintas adversidades que se presentan para encontrar lo que se busca.

    Recorrer el laberinto, llegar al centro del mismo y enfrentar al Minotauro es hacer frente a las dificultades y a nuestro lado oscuro. Vencer al Minotauro y salir del laberinto es superar las dificultades y hacer que triunfe nuestro lado luminoso.

Teseo y el Minotauro

Teseo y el Minotauro

 

Mitología

Yggdrasil

    Según la mitología nórdica, Yggdrasil es el Árbol Cósmico o Árbol de los Mundos en cuyas ramas, tronco y raíces se hallan los nueve Mundos o Reinos (planos de existencia o dimensiones) que constituyen el Universo.

    El nombre “Yggdrasil” proviene del nórdico antiguo Yggr (el terrible, el temible; en referencia a Odín, rey de los dioses) y drasill (caballo, cabalgar), de modo que “Yggdrasil” significa “Odín cabalga”, pues se dice que Odín cabalga sobre su corcel Sleipnir a través de todo el Árbol y así recorre los distintos Mundos.

    Los Nueve Mundos o Reinos son los siguientes:

    Muspelheim: Mundo del fuego (literalmente “hogar del fuego”); es habitado por los Gigantes de Fuego.

    Asgard: Es el Reino o Mundo de los dioses, por lo cual también se le conoce como Gotheim (que significa “hogar de los dioses”); es regido por Odín, llamado también Wotan. “Asgard” significa “lugar de los Aesir o Ases”. Los Ases son el grupo conformado por el rey Odín y los demás dioses principales.

    Alfheim: Es el Mundo de los Ljosálfar o Elfos de la Luz, por lo cual este Mundo también es conocido como Ljusalfheim.

    Vanaheim: Es el Mundo de los Vanir o Vanes (deidades que rigen el mar, la naturaleza, la fertilidad y la prosperidad).

    Midgard: Significa “Tierra media” o “Tierra del medio”; es el Mundo de los seres humanos; por esto, también es llamado Mannaheim (hogar de los humanos). Asgard y Midgard están “conectados” por un puente en forma de arco iris llamado Bifröst, el cual es utilizado por los dioses para viajar entre estos Mundos.

    Jötunheim: Es el Mundo de los gigantes, los Jötnar, rivales de los Ases.

    Niflheim: Mundo de hielo y niebla perpetua (de hecho, su nombre significa “hogar de la niebla”); se encuentra en las raíces de Yggdrasil. En este Mundo solamente habita el dragón Nidhogg, que roe las raíces.

    Svartálfaheim: Es el Mundo de los Svartálfar o Elfos de la oscuridad.

    Helheim o Hel: Es el Mundo de los difuntos y de la oscuridad, gobernado por Hela (Helheim significa “Hogar de Hela”), diosa de la muerte, hija de Loki (ser maléfico considerado por algunos como una deidad). Se dice que el nombre de este Mundo es el origen de la palabra inglesa “Hell” (infierno).

    Yggdrasil simboliza la Unidad en la diversidad, la Totalidad y el Orden.

Yggdrasil

Mitología

El Mito de Atlas

    Según la mitología griega, Atlas –también conocido como Atlante–  era hijo del titán Jápeto y la oceánide Clímene. En la Teogonía, el poeta griego Hesíodo expresa que Por una dura necesidad, Atlas sostiene el anchuroso Urano (el cielo) porque el prudente Zeus le deparó este destino. Aunque otros señalan que participó en la batalla de los titanes contra los dioses del Olimpo (Titanomaquia) y, al ser derrotados los titanes, Zeus –principal dios Olímpico– castigó a Atlas condenándolo a soportar el peso de los cielos.

Atlas

    En otra versión del mito, se relata que Perseo –molesto con Atlas por haberse negado a hospedarlo– le hizo mirar los ojos de la cabeza de Medusa y lo convirtió en una enorme montaña de piedra que desde entonces sostiene el cielo y las estrellas, y evita que caigan sobre la Tierra. Esa montaña es la que ahora se conoce como “Cordillera del Atlas” y se encuentra al noroeste de África.

    Asimismo, se cuenta que Atlas fue convencido por Heracles para que realizara uno de sus 12 trabajos, específicamente el de robar las manzanas de oro del Jardín de las Hespérides (por cierto, hijas de Atlas); mientras tanto, Heracles sostuvo los cielos. Luego de tomar las manzanas, Atlas se negaba a sostener los cielos nuevamente, pero Heracles lo engañó y logró regresárselos y escapar con las manzanas.

   Aunque hay varias versiones acerca de la etimología de los nombres “Atlas” y “Atlante”, todas parecen coincidir en que el significado está relacionado con los verbos “cargar”, “sostener”, “soportar”.

    Algunas interpretaciones y enseñanzas del Mito de Atlas:

  1. Hacer las cosas de los demás: Atlas representa a aquella persona que pretende encargarse de los asuntos –y resolver los problemas– de todos, es decir, “se echa el mundo encima” y carga con el peso de todo y de todos; es más, algunos abusan de esta situación (el engaño de Heracles a Atlas); por tanto, esta persona casi nunca dedica tiempo a sus asuntos, a su vida, casi nunca se dedica tiempo a sí misma y, por lo general, cuando tiene algún problema, nadie se lo ayuda a resolver o ella misma no permite que la ayuden. Una recomendación a esta persona: Hazte cargo de tus asuntos de manera responsable y ya estarás realizando un gran servicio a la humanidad; asimismo, puedes ayudar a los demás, pero no pretendas hacerte cargo de todo y de todos. Bien lo expresa la siguiente frase atribuida a Pitágoras: Ayuda a tus semejantes a levantar su carga, pero no te consideres obligado a llevársela.
  2. Atrevimiento, rebeldía y sus consecuencias: Atlas se atrevió a combatir contra los dioses del Olimpo y fue castigado por esto; representa entonces a aquellos que se atreven a desafiar a los poderosos, así como también las consecuencias que pueden sufrir por su atrevimiento, por su rebeldía.
  3. Desde un punto de vista positivo, es la capacidad que tiene alguien para soportar alguna situación difícil o desagradable; sin embargo, desde un punto de vista negativo, significa acostumbrarse a sufrir este tipo de situaciones y nunca intentar superarlas.
  4. Una interpretación cosmológica de este mito es que los antiguos griegos simbolizaban de esta manera aquella fuerza que hace que las estrellas y el cielo “no caigan sobre la Tierra”. Era su modo de explicar lo que siglos después conoceríamos como “Gravedad” o “Fuerza de Gravedad”.
Mitología · Reflexiones

Prometeo, Epimeteo y Pandora

   Prometeo La mitología griega nos cuenta que Prometeo dio a los seres humanos el fuego que pertenecía a los dioses y, debido a esto, fue castigado por Zeus. Previamente, Prometeo había advertido a su hermano, Epimeteo, que no aceptara nada del padre de los dioses. No obstante, conociendo Zeus las debilidades de Epimeteo, le envió a Pandora con un recipiente (según algunos, un ánfora; según otros, una caja) que contenía todos los males. Epimeteo, sin pensar en lo que le había advertido su hermano, recibió a Pandora con el recipiente, el cual fue abierto y se esparcieron todos los males entre los seres humanos, quienes hasta ese momento habían vivido felices. Sin embargo, la esperanza quedó dentro del recipiente.

    Este mito da lugar a varias reflexiones:

  1. Prometeo significa “el que es reflexivo, inteligente”, “pensamiento adelantado”. Además de dar el fuego a los seres humanos, Prometeo les transmitió muchos conocimientos (la medicina, la navegación, el alfabeto, etc.). Pero estas acciones humanistas no eran bien vistas por Zeus que consideraba como poca cosa a los mortales y, por tanto, indignos de las mismas (por lo cual castigó a Prometeo encadenándolo). Podríamos decir entonces que, según esta mitología, Prometeo es un símbolo del humanismo y la rebeldía.
  2. Epimeteo significa “el que reflexiona tarde”, “pensamiento tardío”. Representa al ser humano que se deja llevar por los impulsos, que toma decisiones sin pensar en las consecuencias. En la “Teogonía”, Hesíodo califica a Epimeteo como insensato y funesto para la humanidad (entiéndase, lo que él representa es insensato y funesto para la humanidad). Epimeteo y Pandora
  3. Pandora significa “Regalo de todos”, “la que tiene todas las virtudes, todos los dones” (esto es porque cada deidad le otorgó una virtud). Según la mitología griega, Pandora es la primera mujer; fue creada por orden de Zeus para castigar a la humanidad. En esto hay alguna similitud con el mito bíblico de Eva. En la “Teogonía”, Hesíodo califica a Pandora como “hermosa calamidad”. Podemos ver que la mujer es presentada de manera machista y misógina en estos mitos.
  4. ¿La esperanza en el recipiente de los males? ¿Es la esperanza un mal? Esto tiene mucho que ver con el concepto que se tiene de los seres humanos en esta mitología, según el cual los humanos son “mortales”, por lo tanto, ¿para qué esperar algo mejor?, así que la esperanza era como una ilusión absurda, innecesaria.Pandora
Mitología

Maneki Neko

    En japonés, Maneki Neko significa “gato que invita”. Es el gatito que vemos en muchos locales comerciales moviendo una pata. Se dice que atrae clientes y prosperidad.

    Es muy interesante la leyenda que narra el origen del Maneki Neko:

    En Tokio existía un templo en muy malas condiciones. Un monje que vivía ahí tenía una gata de nombre Tama. En una ocasión, mientras un señor feudal cazaba, se desató una tormenta y éste se refugió bajo un árbol que se hallaba cerca del templo. Entonces este hombre vio a la gatita que le hacía señas con una pata para que se acercara a la puerta del templo y se alejara del árbol. Sorprendido, se acercó a la gata y, minutos después, cayó un rayo sobre el árbol. El señor feudal, agradecido, se hizo amigo del monje y financió la reparación del templo. Tiempo después, al morir Tama, se creó el Maneki Neko en su honor.

Maneki Neko

Mitología

María Lionza

   Hay numerosos relatos sobre María Lionza, aunque no se sabe con certeza si se trata de un personaje histórico o solamente mitológico. Uno de estos relatos señala que ella era una aborigen de ojos verdes llamada Yara, que vivió en tiempos de la colonia, era hija del cacique Yaracuy y fue enviada por éste a la montaña para protegerla de los españoles.

   Se cuenta también que ella, utilizando como nombre “María del Prado”, intentó establecer un diálogo con los invasores, pero este intento fracasó y ella regresó a la montaña.

    Los aborígenes la describen como una mujer muy hermosa, de ojos verdes y cabello largo, que solía cabalgar una danta y era acompañada por una onza; quizás, de ahí proviene el nombre “María Lionza”.

   En Venezuela, algunas personas le rinden culto, la consideran una deidad y una reina. Se dice que habita en las montañas de Sorte, Estado Yaracuy (Venezuela).

    Rige las montañas, las aguas, los bosques, toda la flora y la fauna; simboliza la naturaleza, la feminidad, el amor y la armonía.

     Normalmente, es representada luciendo una corona y portando una rosa y un pequeño estandarte que tiene escrito:

Protectora de las aguas. Diosa de las cosechas.

Esta escultura fue realizada por el artista venezolano Alejandro Colina.

Se aprecia a María Lionza cabalgando una danta

y extendiendo los brazos al cielo sosteniendo una pelvis de mujer.