Osho

En el problema está la solución

    Si eres capaz de comprender el problema, entonces podrás resolverlo, porque el problema en sí mismo contiene su propia solución. Resolver un problema, en realidad, no es resolverlo sino comprenderlo. La solución no es externa a él, es intrínseca, está oculta en él. Así que observa el problema con atención y encontrarás la solución. 

Osho

Ser un Buddha, ser un Cristo

    No puedes ser el Buddha Gautama. Puedes llegar a ser un Buddha, pero no el Buddha Gautama. “Buddha” significa “Despierto”, y a eso tienes un derecho inalienable, pero Gautama es un ser individual. Puedes ser un Cristo, pero no Jesucristo. Jesús es un ser individual. Cristo es otro nombre que se le puede dar al estado del Buddha, a la “Budeidad”, el estado máximo de Conciencia. Tienes ese potencial, puedes florecer hasta alcanzar la “Conciencia de Cristo”.

Osho

Rico

    Quienes únicamente se rodean de cosas mundanas, de cosas materiales, no son realmente ricos, sino pobres que se engañan a sí mismos y engañan a otros, creyendo y haciendo creer que son ricos.

    No te dejes engañar por las apariencias. Mira lo interior. Se es verdaderamente rico cuando se alcanza la armonía con el Dharma, con el Tao, con la Naturaleza, con la Ley Suprema de la Vida.

Osho

El Ego

(Tomado de El Libro del Ego)

    El ego es justo lo contrario de tu Verdadero Ser. El ego no eres tú, sino el engaño creado por la sociedad para que te entretengas con esa baratija y no te plantees preguntas sobre lo Verdadero. Por eso insisto tanto en que, a menos que te liberes del ego, jamás llegarás a conocerte.

    Naciste con tu auténtico Ser. Después, empezaron a crearte un falso ser: eres de una religión, tienes una nacionalidad, perteneces a una raza, etc. Crean una falsa idea de quién eres. Te ponen un nombre, y en torno a ese nombre crean ambiciones y condicionamientos, y poco a poco actúan sobre el ego en el colegio, en la iglesia, en la universidad. De manera que acabas olvidando por completo tu Ser auténtico. 

    Ese ego tiene toda clase de deseos y quiere estar siempre por encima de todo. Ese ego se aprovecha de ti y no permite ni siquiera que vislumbres tu auténtico Ser, cuando tu vida está precisamente ahí, en la autenticidad. De ahí que el ego sólo produzca tristeza, sufrimiento, lucha, frustración, locura, suicidios, asesinatos… Toda clase de crímenes.

    Quien va en pos de la Verdad tiene que empezar por este punto: descartar cuanto la sociedad le ha dicho que es. Tú no eres eso. Todo lo que han dicho sobre ti es falso. Déjalo a un lado. Desmantela todo ese ego. Al destruir el ego, descubrirás tu Ser, y ese descubrimiento es el mayor que pueda ocurrir, porque significa el inicio de una peregrinación hacia la Felicidad Absoluta.