Reflexiones

Armonía

Lo que es demasiado duro se quiebra

y lo que es demasiado blando se dobla.

El Camino de los sabios

se halla justo entre la dureza y la blandura.

La benevolencia llevada demasiado lejos

se convierte en debilidad;

la severidad llevada demasiado lejos

se convierte en ferocidad;

el amor llevado demasiado lejos

se convierte en permisividad;

el castigo llevado demasiado lejos

se convierte en calamidad…

He ahí la importancia de la armonía.

(Lao Tse)

 

Símbolos

Trisquel

    También conocido como Triskel, Triskelion o Triskele, es un símbolo especialmente importante para los celtas; de hecho, se dice que los druidas (sacerdotes celtas) eran los únicos que podían utilizarlo.

    Se trata de tres espirales iguales que convergen en un punto central o que están conectadas formando un triángulo en el centro.

    Por su simetría, el Trisquel simboliza la armonía entre Espíritu, Mente y Cuerpo; además, por la conexión de sus espirales, representa el vínculo existente entre Pasado, Presente y Futuro.

triskeles

Reflexiones

Wei Wu Wei

 wei-wu-wei   Wu Wei suele ser traducido del chino como “no hacer” o “no acción”; sin embargo, según el Taoísmo, Wu Wei no se refiere a “no hacer nada”, ni tampoco es desidia. La práctica del Wu Wei, también conocida como Wei Wu Wei (“hacer no haciendo”), consiste fundamentalmente en no forzar, en realizar las acciones de manera natural, en llevar a cabo las acciones adecuadas y de manera inteligente, las acciones necesarias y en el momento oportuno; además, es hacer sin ufanarse y sin apegarse.

    El Universo funciona armoniosamente gracias al Tao (la Esencia de Todo, la Suprema Ley o Inteligencia que rige al Universo y mantiene en equilibrio rítmico al Yin [Materia] y al Yang [Energía] que lo constituyen), y el Tao se halla siempre en un “hacer no haciendo”; como lo expresa el Tao Te Ching (libro sagrado del Taoísmo): El Tao no hace y, sin embargo, nada deja sin hacer. El Universo entero es consecuencia del Wei Wu Wei del Tao. Por tanto, nuestras acciones deben fluir con esa Armonía Universal.

Reflexiones

La Felicidad

    La palabra “feliz” proviene del latín felix, que significa “fértil”, “fructífero”; de manera que, etimológicamente, la felicidad está relacionada con la productividad; de hecho, los antiguos romanos representaban la felicidad con la imagen de una mujer sosteniendo el cuerno de la abundancia. Sin embargo, en la filosofía helénica se habla de la felicidad como eudaimonía; este término proviene del griego eu (bueno) y daimon (espíritu), es decir, “buen espíritu”, “bienestar espiritual”. Además, según las filosofías orientales, la felicidad es un estado de armonía interna permanente. Para el Vedanta, la felicidad forma parte de lo que somos realmente, pues nuestro verdadero Ser (Atman) es Sat-Chit-Ananda (Esencia-Conciencia-Felicidad).

    Para Sócrates, la felicidad depende de la práctica de la virtud y no de la posesión de riquezas. Aristóteles afirmaba que feliz es el ser humano que siempre realiza buenas acciones, practica la moderación y vive según el Logos (la razón). Epicuro de Samos decía que la felicidad consiste en vivir de manera placentera sin incurrir en excesos. Baruch Spinoza relacionaba la felicidad con la “libertad del alma” y con un constante amor a Dios. Según John Locke, la felicidad es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias. Y, muy acertadamente, Henry David Thoreau decía que el ser humano es el artífice de su propia felicidad.

    Personalmente, creo que la felicidad es un estado de armonía y satisfacción internas, y aunque las circunstancias externas suelen influir en ese estado, lo determinante es la actitud que el ser humano tenga ante tales circunstancias, así como su manera de afrontarlas.