Símbolos

Caperucita Roja

    Éste es uno de los cuentos más famosos y versionados de la historia. Durante mucho tiempo fue difundido oralmente hasta que el escritor francés Charles Perrault publicó su versión del mismo, convirtiéndose así en la primera versión escrita. Posteriormente, los hermanos alemanes Jacob y Wilhelm Grimm escribieron una versión que quizás es la más conocida de todas.

    A continuación, se presenta un resumen de estas dos versiones:

    Versión de Perrault (Publicada en 1697): La Mamá de Caperucita Roja pide a su hija que vaya a casa de la Abuelita, que estaba enferma, y le lleve algunos alimentos, pero no le indica el camino a seguir, ni le advierte sobre ningún peligro; de manera que cuando Caperucita Roja se encuentra con el Lobo, ella da al Lobo demasiada información acerca de lo que va a hacer y acerca de la Abuelita, lo cual permitió al Lobo llegar primero a la casa de la Abuelita; además, Caperucita Roja siguió el camino indicado por el Lobo, es decir, en esta versión Caperucita Roja está completamente a merced del Lobo y expuesta a los peligros. Al final, el Lobo se come a la Abuelita y también a Caperucita Roja, por tanto, no hay un final feliz. La principal moraleja es que no se debe hablar con extraños ni darles demasiada “información” porque pueden utilizarla para perjudicar. Es también un llamado de atención a los padres para que no descuiden a sus niños y así pueden evitar que sufran cualquier tipo de abuso o maltrato.

    Versión de los Hermanos Grimm (Publicada en 1812): La Mamá pide a Caperucita Roja que lleve algunos alimentos a la Abuelita, que estaba enferma, y claramente le dice que no se desvíe del camino; sin embargo, Caperucita Roja la desobedeció y, en cambio, obedeció al Lobo y se desvió del camino, lo cual le traería consecuencias más adelante, pero que servirían de experiencia a Caperucita Roja, experiencia que no tenía en su primer encuentro con el Lobo y por lo cual no percibió la maldad de éste. En esta versión el Lobo se come a la Abuelita y a Caperucita Roja, pero un Cazador las rescata. Luego Caperucita Roja se encontró con otro Lobo, pero ya tenía experiencia, ya había aprendido la lección y, por tanto, no hizo caso al Lobo y no se desvió del camino. Así que esta versión tiene un final feliz: Caperucita Roja y la Abuelita fueron rescatadas, Caperucita Roja aprendió la lección, y la Abuelita terminó comiéndose los alimentos que le llevó Caperucita Roja y logró recuperarse, recobró energías. La enseñanza más importante de esta versión es la relacionada con la obediencia y con mantenerse en el camino correcto, pues las consecuencias negativas comenzaron cuando Caperucita Roja desobedeció a su Mamá y se apartó de ese camino.

    Este cuento tiene muchas otras versiones, así que tomando en cuenta la versión de Perrault, la de los Hermanos Grimm y otras versiones, he aquí los personajes principales y algunos elementos del cuento con sus significados más importantes:

    Caperucita Roja representa al ser humano inexperto, que necesita ser guiado, orientado; también significa tener una actitud proactiva y salir al mundo, enfrentarlo; además, Caperucita Roja representa la Energía Vital y su expresión. Según alguna versión, Caperucita Roja come la carne y bebe la sangre de su Abuelita, lo cual significa simbólicamente que absorbe su experiencia y su sabiduría. En lo ideológico, Caperucita Roja representa los sistemas que promueven la solidaridad.

    El Lobo simboliza la maldad, las tendencias más primitivas y salvajes, los peligros, el engaño. Representa las ideologías y sistemas que enfatizan y promueven el egoísmo, el consumismo, el Homo Homini Lupus.

    La Mamá representa la conciencia, pues indica lo correcto a Caperucita Roja, lo que se debe hacer. La Mamá pidió a Caperucita Roja que visitara a la Abuelita y le llevara algunos alimentos que necesitaba para recuperarse, y también le dijo que no se desviara del camino, pero en esto Caperucita Roja la desobedeció en una primera instancia hasta que finalmente la obedeció después de su dramática experiencia con el Lobo. Esto nos recuerda que podemos conocer lo correcto, lo que se debe hacer, pero no necesariamente es lo que terminamos haciendo, y muchas veces debemos aprender alguna lección difícil para entonces comenzar a hacer lo correcto.

    El Cazador representa la posibilidad o la oportunidad de redención, de enmendar nuestros errores y comenzar de nuevo, pues el Cazador rescató a Caperucita Roja y también a la Abuelita. Según algunas versiones, el Cazador se quedó con la piel del Lobo, lo cual puede interpretarse como asimilar la energía del otro, su poder, etc. Desde una perspectiva espiritual, el Cazador representa a nuestro Ángel Guardián, que nos protege y nos ayuda en situaciones difíciles.

    La Abuelita es un símbolo de experiencia y sabiduría. Ella estaba enferma, vulnerable, por eso no pudo hacer nada contra el Lobo, pero en la versión de los Hermanos Grimm vemos que después se recuperó y demostró esa experiencia y sabiduría. De modo que Caperucita Roja al cruzar el bosque, enfrentar sus peligros, llegar a casa de su Abuelita y tener que superar la dificultad de enfrentarse con el Lobo, nos habla alegóricamente de cómo la experiencia vital nos puede conducir a la sabiduría.

    La Casa de Caperucita Roja simboliza la seguridad. Es todo aquel lugar en el cual estamos seguros, pero que por distintos motivos tenemos que salir de él (para ir a trabajar, por ejemplo) y enfrentar los peligros del mundo.

    El Bosque representa el peligro (ahí está el Lobo). Es el mundo con sus peligros y riesgos.

    El color Rojo simboliza la Energía Vital; que el personaje principal lleve una caperuza roja nos habla de su proactividad, de su energía; no se trata de alguien que busca esconderse, sino todo lo contrario, busca salir al mundo, mostrarse, enfrentar los peligros, busca experiencias que la ayuden a crecer.

    Los alimentos que Caperucita Roja lleva a su Abuelita varían según cada versión; no obstante, sean pasteles o vino o leche, podemos interpretarlo en general como un símbolo de generosidad, pero también como una manera de intercambiar energía por experiencia y sabiduría, ya que se produce el siguiente intercambio: Caperucita Roja (una joven) lleva energía a su Abuelita (una anciana) y esta última transmite experiencia y sabiduría a Caperucita Roja.

    Más enseñanzas de este cuento: Se debe seguir siempre el camino de la virtud, el camino del Bien. Hay más de un “Lobo” por ahí disfrazado de “Abuelita”. No hay que dejarse engañar; Caperucita Roja creyó en las “buenas intenciones” del Lobo. Haz caso a tus padres y no confíes en extraños. Hay versiones que tienen una connotación sexual y la enseñanza que buscan transmitir es que las jóvenes tengan cuidado con la sexualidad, y que no se relacionen sexualmente con extraños. En este cuento están presentes tres facetas de la mujer: Madre, Hija y Abuela, por lo cual es un cuento eminentemente femenino.

Biblioteca

Caperucita Roja

A Simple and Modern Version

Adaptación inspirada en la versión de los Hermanos Grimm

Little Red Riding Hood (Perrault & Grimm)

Little Red Riding Hood

Una Versión para Adultos

Versión de Charles Perrault

Versión de los Hermanos Grimm

 

Mis Cuentos

Katharo, el Unicornio

    Katharo, como todos los unicornios, permanecía invisible la mayor parte del tiempo y solamente aparecía para auxiliar a personas puras y bondadosas haciendo uso de su mágico cuerno que era capaz de muchas proezas.

    Nílrem era un hechicero que sabía de los poderes mágicos del cuerno del unicornio, pero no había podido conseguir ninguno, pues no era puro ni bondadoso. Así que este hechicero utilizaría a una doncella para hacer aparecer a algún unicornio y tratar de quitarle su cuerno.

    Anna sería la víctima de Nílrem. Ella era una joven dedicada a socorrer a los menesterosos, y era conocida por su devoción a hacer el bien y por su absoluta falta de malicia.

    Nílrem, haciéndose pasar por mendigo, fue donde Anna pidiendo comida. Ella no solamente lo atendió y le sirvió comida y bebida, sino que además se sentó a comer con él.

    En un descuido de Anna, Nílrem vertió en la bebida de ella unas gotas de una pócima venenosa. Después de tomarse la bebida, Anna empezó a sufrir los efectos de la pócima y luego se desmayó. Mientras tanto, el malvado hechicero esperaba al unicornio para atraparlo y quitarle su mágico cuerno.

    Katharo, al percibir que una jovencita pura y bondadosa estaba en problemas, acudió a rescatarla. Sin embargo, él también advirtió la presencia del hechicero y, sobre todo, captó su mala intención.

    Katharo apareció e inmediatamente disparó con su cuerno un rayo contra Nílrem, desvaneciéndolo por completo. Luego, también con su mágico cuerno, tocó a la jovencita suprimiendo así el veneno, sanándola e inmunizándola.

    Al volver en sí, Anna vio al unicornio y, emocionada, lo abrazó. Entonces preguntó por el mendigo, y Katharo le respondió: No te preocupes, él se ha ido. Tú debes continuar ejerciendo tu bondad infinita atendiendo a los menesterosos.

    Al terminar de expresar estas palabras, Katharo se invisibilizó nuevamente y Anna siguió haciendo el bien.