Símbolos

El Águila y el León

El Águila reina en el aire, es el rey de las aves. El León reina en la tierra, es el rey de los animales terrestres. Por esta razón, como símbolos, siempre han sido los favoritos de imperios y de reyes.

    El Águila es símbolo de majestuosidad, libertad, visión. Por la elevación que alcanza en su vuelo, simboliza el Espíritu, la inspiración, la mente, la conexión con lo Divino. Representa el elemento aire, que simboliza la comunicación y el pensamiento, pero en este caso se trata de comunicación de ideas elevadas y de pensamiento espiritual. También representa lo Divino que nos vigila desde las alturas celestes.

    En la mitología griega, este animal está relacionado con Zeus, quien en ocasiones es representado en forma de Águila o transformado en Águila. En el cristianismo, es símbolo de Juan el evangelista, pues su evangelio es el más espiritual y teológico de todos; además, simboliza la ascensión de Cristo. Según el chamanismo, el Águila es el animal más sagrado de todos.  

El León siempre ha estado asociado simbólicamente con el Sol, debido al color de su pelaje, a que su melena se asemeja a los rayos del astro rey y a que el León reina en la sabana africana bajo el inclemente Sol. El León simboliza poder, dignidad, autoridad, dominio, ferocidad, liderazgo, valentía, corazón, protección.

    En Persia, el León y el Sol eran símbolos del Estado y de la Religión, los cuales eran considerados pilares de la sociedad. En la astrología, el León está representado por el signo Leo, cuyo astro regente es el Sol. En la mitología egipcia, la diosa Sejmet (hija de Ra, el Sol) es representada con cabeza de León. En Asia, se considera que el León ahuyenta los malos espíritus, por lo cual suele haber estatuas de Leones en la entrada de los templos. En el cristianismo, el León simboliza al evangelista Marcos y también existen alegorías que se refieren a Jesucristo como un León (Apocalipsis 5:5).  

    La unión simbólica del Águila y el León da como resultado el Grifo, un animal mitológico que combina las virtudes de ambos.

Numerología

777

En Numerología, lo primero que se debe hacer con cualquier número es reducirlo a un dígito para conocer su esencia; por tanto, 7+7+7 = 21 y 2+1 = 3. El 3 es la esencia del 777.

El 3 representa el Espíritu, las distintas Tríadas y Trinidades, y la Síntesis Creadora: dos que se unen (padre y madre) y crean un tercero (hijo).

En los números triples, la energía del número que se repite es triplicada, en este caso el 7.

El 7 representa la Plenitud, la Totalidad, pues es la suma del 3 (Espíritu) y el 4 (Materia). Simboliza también la Sabiduría y la vida basada en lo Espiritual.

De modo que el 777 es un número que simboliza la Plenitud Espiritual, la Sabiduría Espiritual, la Sabiduría Creadora. Son la Plenitud y la Sabiduría del 7 magnificadas por lo Espiritual y Creador del 3.

Un par de curiosidades matemáticas y numerológicas del 777:

Los factores que componen el 777 son 3, 7 y 37, es decir, 777 = 3x7x37, nuevamente la presencia del 3 y el 7.

En números romanos, 777 se expresa DCCLXXVII. Utilizando las letras que no se repiten, tenemos DLV = 555 (número triple): 5+5+5 = 15 y 1+5 = 6. Y utilizando las letras que se repiten, tenemos CCXXII = 222 (otro número triple): 2+2+2 = 6. La esencia tanto del 555 como del 222 es el número 6 (Armonía, Equilibrio) y 555 + 222 = 777.

Símbolos

Blancanieves

    “Blancanieves” o “Blancanieves y los Siete Enanitos” es un muy conocido cuento que podría estar basado en hechos reales, pero también –como tantos otros cuentos “infantiles”– está repleto de símbolos y enseñanzas ocultas.

    Este cuento probablemente está basado en la vida de una princesa alemana del siglo XVIII llamada María Sofía von Erthal, cuya madre murió y cuyo padre –el príncipe Philipp Christoph von Erthal– se casó con la condesa Claudia Elizabeth von Venningen, quien daba un trato preferencial a sus hijos biológicos y al parecer no trataba bien a su hijastra María Sofía. El príncipe Philipp era una especie de embajador; debido a sus labores diplomáticas, tenía que viajar con frecuencia y pasaba muy poco tiempo en el Castillo; quizás por esto no hay un personaje que lo represente en el cuento, como si Blancanieves (María Sofía) no tuviese padre.

    La familia von Erthal vivía en una localidad alemana llamada Lohr am Main. En la actualidad, una de las principales atracciones del Castillo de la familia von Erthal, que ahora es un museo, es el gran espejo que Philipp regaló a su segunda esposa, la condesa Claudia Elizabeth.

bny7e

    Existen diferentes versiones de este cuento, las dos más conocidas son la Versión de los hermanos Jacob y Wilhelm Grimm y la Versión de Walt Disney.

    El nombre “Blancanieves” significa “La que es pura como la nieve”, pero también el cuento nos indica que Blancanieves es “Blanca como la nieve, Roja como la sangre y Negra como el ébano”; esta descripción, además de referirse a su piel, sus labios y su cabello, se refiere simbólicamente a la triple composición del ser humano: Espíritu (Blanco), Alma (Rojo) y Cuerpo (Negro).

    La Reina Malvada es la madrastra de Blancanieves, simboliza la maldad y la frivolidad. Blancanieves representa la pureza y la bondad. Tanto la Reina Malvada como Blancanieves son bellas, pero la belleza de Blancanieves no es solamente física sino también espiritual, lo cual la hace aún más bella que la Reina.

    El Espejo Mágico siempre dice la verdad a la Reina, aunque esta verdad no sea de su agrado. Representa la conciencia; cuando nos miramos en el Espejo de nuestra conciencia siempre nos dice la verdad, aunque no nos guste.

    En la versión de Disney, la Reina Malvada pide a un cazador que mate a Blancanieves y le traiga su corazón, pero el cazador la desobedece, mata un animal y lleva el corazón de éste a la madrastra. El corazón es considerado un centro vital y energético; así que la madrastra no sólo buscaba estar segura de la muerte de Blancanieves, sino también de alguna manera buscaba “quedarse” con su energía.

    Los 7 Enanitos (o duendes, según otra interpretación) hacen referencia a los 7 pecados capitales (que son los principales defectos del ser humano) y las 7 virtudes que todo ser humano debe desarrollar para vencer esos pecados.

Enanitos-Pecados-Virtudes

    La Casa de los Enanitos es una manera de representar al ser humano. Los Enanitos aceptan que Blancanieves se quede en la Casa a cambio de que la mantenga limpia y ordenada, lo cual se refiere a la disciplina y el orden que debe mantener el ser humano en sí mismo.

    En la versión de los hermanos Grimm la casa está siempre limpia y ordenada, pero en la versión de Disney la casa estaba desordenada y sucia, y Blancanieves se encarga de limpiarla y ordenarla. De cualquier modo, el tiempo que Blancanieves pasa en la Casa de los Enanitos y las labores de limpieza que ella realiza simbolizan una etapa de aprendizaje y disciplina.

    Los Enanitos eran mineros. Según Disney, trabajaban en minas de diamantes y piedras preciosas; esto simboliza el Trabajo o Búsqueda Espiritual.

    Según la versión de los hermanos Grimm, la Reina Malvada se disfrazó tres veces para engañar a Blancanieves y matarla, mientras que en la versión de Disney es un solo intento y se transforma en anciana utilizando sus poderes de hechicera. Esto nos indica que las personas malvadas pueden ser muy hábiles y capaces de cualquier cosa, pero aún así el bien suele triunfar.

    Blancanieves come una manzana envenenada (o embrujada) que le ofrece la Reina Malvada disfrazada (o transformada) y “muere”, pero luego “resucita” y empieza una nueva vida, una vida feliz con el Príncipe. Esto significa que se debe dejar atrás lo superficial y maligno, para tener una vida basada en lo espiritual.

    Blancanieves no es enterrada, sino que es puesta en un ataúd de cristal (el cristal es un símbolo de pureza). En la versión de los hermanos Grimm el Príncipe se llevaba el cuerpo de Blancanieves para reverenciarla y honrarla (¿acaso como a una santa?). Todo esto nos habla de la pureza que simboliza Blancanieves.

    Tres aves van a despedir a Blancanieves tras su “muerte”, las cuales tienen distintos significados simbólicos, pero relacionados con este hecho: un Mochuelo (Sabiduría), un Cuervo (Muerte) y una Paloma (Paz); para obtener la Sabiduría y la Paz, hay que “morir” a las impurezas y a la maldad.

    Es notorio que en la versión de los hermanos Grimm el Príncipe aparece sólo al final y tiene una participación muy pasiva. En la versión de Disney el Príncipe aparece al comienzo, declara su amor a Blancanieves y ella se enamora de él; luego el Príncipe aparece al final y hace “resucitar” a Blancanieves con un beso de amor, es decir, ella es salvada por medio del amor, el amor derrota a la maldad. Sin embargo, este protagonismo mínimo de una figura masculina importante puede estar relacionado con la poca presencia de la figura masculina en la vida de la princesa María Sofía.

    La Reina Malvada termina de una manera terrible tanto en la versión de los hermanos Grimm como en la versión de Disney; en cambio, Blancanieves termina realizada. Todo esto se refiere al Karma que da a cada cual lo que le corresponde.

    En cuanto a la numerología presente en este cuento, hay dos números que son muy importantes: el 3 y el 7. Tres veces, según la versión de los hermanos Grimm, se disfrazó la Reina Malvada para engañar a Blancanieves. Tres animales fueron a despedir a Blancanieves tras su “muerte”. Además, recordemos lo que el Espejo Mágico respondió a la Reina Malvada en una ocasión: “Tras las siete colinas de Jade, tras la séptima cascada, en la cabaña de los siete enanos, vive Blancanieves, ella es la más bella”. 3 veces el número 7, es decir, 777. El 3 representa el Espíritu y el 7 la Plenitud, de modo que el 777 simboliza la Plenitud Espiritual.

 

Jesús de Nazaret · Símbolos

La Crucifixión

    La Crucifixión era un método antiguo de tortura y ejecución, en el cual el condenado era clavado en una cruz de madera y dejado ahí hasta morir. Como hemos leído en los Evangelios, Jesucristo fue crucificado y esa Crucifixión ha dado pie a muchas interpretaciones religiosas, simbólicas, esotéricas, etc., algunas de las cuales son mencionadas a continuación:

    Para el Cristianismo, la Crucifixión de Jesús es un símbolo de Sacrificio y Redención del género humano.

    Jesús fue crucificado en el Monte Calvario (Gólgota, del griego Golgotha y éste a su vez del arameo Gulgalta, que significa “Calavera”, “Cráneo”; en latín Calvaria o Calvarius). Este nombre se debe a que ése era un lugar de ejecución y, por tanto, había muchas calaveras; asimismo, se decía que esa colina se parecía a una calavera; de hecho, en algunas pinturas aparece un cráneo o calavera al pie de la Cruz. No obstante, todo esto puede ser también una alusión a la mente: Debemos Crucificar nuestra mentalidad mundana (pensamientos, ideas, conceptos), para que surja una nueva mentalidad, una nueva conciencia.

    Además, se dice que el cráneo al pie de la Cruz representa a Adán, que según cuenta la leyenda fue sepultado ahí en el Gólgota, y también hay que mencionar la relación simbólica entre Adán y Jesús: Adán representa al ser humano ingenuo, inconsciente aún, mientras que Jesús representa al ser humano que ha evolucionado y alcanzado la Conciencia Plena, Crística, Espiritual.

    La palabra “Crucificar” proviene del latín “crucificare” que significa “hacer una cruz”. Si al signo negativo (-) le trazamos una línea vertical, lo estaríamos convirtiendo en positivo (+). La Crucifixión es la transmutación de lo negativo en positivo. Esto se logra, por ejemplo, cuando aprendemos alguna lección o enseñanza a partir de una adversidad y la utilizamos para crecer, para avanzar, para evolucionar. Crucificar es erradicar todo lo negativo que hay en nosotros mismos en pensamiento, palabra, acción y emoción. Para que haya Resurrección, primero debe haber Crucifixión; para que se produzca en nosotros una Transformación Espiritual y manifestemos el Ideal Crístico, primero debemos Crucificar toda la negatividad que haya en nosotros. Para que surja lo positivo, debemos Crucificar lo negativo.

    Una de las frases que Jesús pronuncia en la Cruz es: Padre, en tus manos encomiendo mi Espíritu, la cual nos indica una Entrega Total a Dios y a su Voluntad; entrega que Jesús siempre ejemplificó en vida y también expresó de palabra en varias ocasiones (por ejemplo, en el Padre Nuestro: Hágase tu Voluntad en la Tierra como en el Cielo); Entrega Total de la cual nosotros también deberíamos ser ejemplo.

Bhagavad Gita

Estrofa 2.16

Lo que no es

no puede llegar a ser.

Lo que es

no puede dejar de ser.

(Bhagavad Gita)

    La existencia solamente es posible gracias al ser. Lo que no es (la nada, el no-ser, la negación del ser) no puede llegar a ser, ni existe ni puede llegar a existir, ni puede causar u originar (Ex nihilo nihil fit = nada surge de la nada).

    En cambio, Lo que es (el Ser Universal, el Espíritu Supremo, Brahman, Dios) es Eterno y, por tanto, siempre ha sido, siempre es y siempre será.