Leonardo Boff

Espiritualidad Ecológica

Del Artículo: ¿Es el Universo Autoconsciente y Espiritual?

    La Espiritualidad es el empoderamiento máximo de la Vida bajo las más variadas formas. En la Espiritualidad conscientemente vivida por el ser humano está implicado un compromiso de proteger y promover la Vida y permitir que continúe coevolucionando; no solamente la vida humana, sino toda la Vida en su inconmensurable diversidad y formas de manifestación.

    Para que vivamos el Cosmos como un ser vivo, para que vivenciemos la Tierra como Gaia (la Gran Madre, la Pachamama de los andinos) es preciso sentir estas realidades y la propia Naturaleza de la cual somos parte como fuentes vivas de Energía y entrar en comunión con todos los seres considerándolos como parientes, hermanos y hermanas, primos y primas y compañeros en la gran aventura del Universo.

    Efectivamente, todos tenemos el mismo código genético de base. Desarrollar tales percepciones significa demostrar que somos verdaderamente seres espirituales y vivir profundamente una Espiritualidad Ecológica, algo extremadamente necesario para la salvaguarda de la biosfera.

    El futuro de la Tierra, un planeta viejo, pequeño y limitado, el futuro de la humanidad que no cesa de crecer, el futuro de los ecosistemas agotados debido al gran estrés causado por los procesos industriales, el futuro de las personas confusas, perdidas, espiritualmente entorpecidas, que anhelan vidas más sencillas, auténticas y significativas: este futuro depende de nuestra capacidad de desarrollar una Espiritualidad verdaderamente ecológica.

    No basta con que seamos racionales y religiosos. Es más importante que seamos espirituales, en comunión con el Espíritu Universal y Cósmico, sensibles a los otros, dispuestos a cooperar con nuestra creatividad y a respetar a los otros seres de la Naturaleza, es decir, tenemos que ser auténticamente espirituales. Sólo entonces vamos a mostrarnos como responsables y benevolentes con todas las formas de vida, amantes de la Madre Tierra y adoradores de la Fuente de todos los seres y de todas las bendiciones que existen y están por venir: Dios.

Símbolos

Blancanieves

    “Blancanieves” o “Blancanieves y los Siete Enanitos” es un muy conocido cuento que podría estar basado en hechos reales, pero también –como tantos otros cuentos “infantiles”– está repleto de símbolos y enseñanzas ocultas.

    Este cuento probablemente está basado en la vida de una princesa alemana del siglo XVIII llamada María Sofía von Erthal, cuya madre murió y cuyo padre –el príncipe Philipp Christoph von Erthal– se casó con la condesa Claudia Elizabeth von Venningen, quien daba un trato preferencial a sus hijos biológicos y al parecer no trataba bien a su hijastra María Sofía. El príncipe Philipp era una especie de embajador; debido a sus labores diplomáticas, tenía que viajar con frecuencia y pasaba muy poco tiempo en el Castillo; quizás por esto no hay un personaje que lo represente en el cuento, como si Blancanieves (María Sofía) no tuviese padre.

    La familia von Erthal vivía en una localidad alemana llamada Lohr am Main. En la actualidad, una de las principales atracciones del Castillo de la familia von Erthal, que ahora es un museo, es el gran espejo que Philipp regaló a su segunda esposa, la condesa Claudia Elizabeth.

bny7e

    Existen diferentes versiones de este cuento, las dos más conocidas son la Versión de los hermanos Jacob y Wilhelm Grimm y la Versión de Walt Disney.

    El nombre “Blancanieves” significa “La que es pura como la nieve”, pero también el cuento nos indica que Blancanieves es “Blanca como la nieve, Roja como la sangre y Negra como el ébano”; esta descripción, además de referirse a su piel, sus labios y su cabello, se refiere simbólicamente a la triple composición del ser humano: Espíritu (Blanco), Alma (Rojo) y Cuerpo (Negro).

    La Reina Malvada es la madrastra de Blancanieves, simboliza la maldad y la frivolidad. Blancanieves representa la pureza y la bondad. Tanto la Reina Malvada como Blancanieves son bellas, pero la belleza de Blancanieves no es solamente física sino también espiritual, lo cual la hace aún más bella que la Reina.

    El Espejo Mágico siempre dice la verdad a la Reina, aunque esta verdad no sea de su agrado. Representa la conciencia; cuando nos miramos en el Espejo de nuestra conciencia siempre nos dice la verdad, aunque no nos guste.

    En la versión de Disney, la Reina Malvada pide a un cazador que mate a Blancanieves y le traiga su corazón, pero el cazador la desobedece, mata un animal y lleva el corazón de éste a la madrastra. El corazón es considerado un centro vital y energético; así que la madrastra no sólo buscaba estar segura de la muerte de Blancanieves, sino también de alguna manera buscaba “quedarse” con su energía.

    Los 7 Enanitos (o duendes, según otra interpretación) hacen referencia a los 7 pecados capitales (que son los principales defectos del ser humano) y las 7 virtudes que todo ser humano debe desarrollar para vencer esos pecados.

Enanitos-Pecados-Virtudes

    La Casa de los Enanitos es una manera de representar al ser humano. Los Enanitos aceptan que Blancanieves se quede en la Casa a cambio de que la mantenga limpia y ordenada, lo cual se refiere a la disciplina y el orden que debe mantener el ser humano en sí mismo.

    En la versión de los hermanos Grimm la casa está siempre limpia y ordenada, pero en la versión de Disney la casa estaba desordenada y sucia, y Blancanieves se encarga de limpiarla y ordenarla. De cualquier modo, el tiempo que Blancanieves pasa en la Casa de los Enanitos y las labores de limpieza que ella realiza simbolizan una etapa de aprendizaje y disciplina.

    Los Enanitos eran mineros. Según Disney, trabajaban en minas de diamantes y piedras preciosas; esto simboliza el Trabajo o Búsqueda Espiritual.

    Según la versión de los hermanos Grimm, la Reina Malvada se disfrazó tres veces para engañar a Blancanieves y matarla, mientras que en la versión de Disney es un solo intento y se transforma en anciana utilizando sus poderes de hechicera. Esto nos indica que las personas malvadas pueden ser muy hábiles y capaces de cualquier cosa, pero aún así el bien suele triunfar.

    Blancanieves come una manzana envenenada (o embrujada) que le ofrece la Reina Malvada disfrazada (o transformada) y “muere”, pero luego “resucita” y empieza una nueva vida, una vida feliz con el Príncipe. Esto significa que se debe dejar atrás lo superficial y maligno, para tener una vida basada en lo espiritual.

    Blancanieves no es enterrada, sino que es puesta en un ataúd de cristal (el cristal es un símbolo de pureza). En la versión de los hermanos Grimm el Príncipe se llevaba el cuerpo de Blancanieves para reverenciarla y honrarla (¿acaso como a una santa?). Todo esto nos habla de la pureza que simboliza Blancanieves.

    Tres aves van a despedir a Blancanieves tras su “muerte”, las cuales tienen distintos significados simbólicos, pero relacionados con este hecho: un Mochuelo (Sabiduría), un Cuervo (Muerte) y una Paloma (Paz); para obtener la Sabiduría y la Paz, hay que “morir” a las impurezas y a la maldad.

    Es notorio que en la versión de los hermanos Grimm el Príncipe aparece sólo al final y tiene una participación muy pasiva. En la versión de Disney el Príncipe aparece al comienzo, declara su amor a Blancanieves y ella se enamora de él; luego el Príncipe aparece al final y hace “resucitar” a Blancanieves con un beso de amor, es decir, ella es salvada por medio del amor, el amor derrota a la maldad. Sin embargo, este protagonismo mínimo de una figura masculina importante puede estar relacionado con la poca presencia de la figura masculina en la vida de la princesa María Sofía.

    La Reina Malvada termina de una manera terrible tanto en la versión de los hermanos Grimm como en la versión de Disney; en cambio, Blancanieves termina realizada. Todo esto se refiere al Karma que da a cada cual lo que le corresponde.

    En cuanto a la numerología presente en este cuento, hay dos números que son muy importantes: el 3 y el 7. Tres veces, según la versión de los hermanos Grimm, se disfrazó la Reina Malvada para engañar a Blancanieves. Tres animales fueron a despedir a Blancanieves tras su “muerte”. Además, recordemos lo que el Espejo Mágico respondió a la Reina Malvada en una ocasión: “Tras las siete colinas de Jade, tras la séptima cascada, en la cabaña de los siete enanos, vive Blancanieves, ella es la más bella”. 3 veces el número 7, es decir, 777. El 3 representa el Espíritu y el 7 la Plenitud, de modo que el 777 simboliza la Plenitud Espiritual.

 

Biblioteca · Ramiro Calle

Ramiro Calle

50 Cuentos para Meditar y Regalar

101 Cuentos Clásicos de la China

101 Cuentos Clásicos de la India

Ante la Angustia,el Miedo y la Depresión

Aprender a Vivir, Aprender a Morir

Conversaciones con Lamas y Sabios Budistas

El Arte de Aprender a Vivir

El Arte de la Pareja

El Faquir

El Gran Libro del Yoga

El Libro de la Serenidad

Historias Espirituales de la India

La Genuina Enseñanza del Buda

La Meditación Budista

La Vía Secreta del Héroe

Las Enseñanzas de la Meditación

Las Zonas Oscuras de tu Mente

Los Afectos (Cómo Aprender a Manejarlos)

Qué estoy haciendo con mi Vida

Recobrar la Mente

Tantra (El Arte del Amor Consciente)

Tres Grandes Maestros

La Biblia · Reflexiones

Más importante que cualquier sacrificio…

Practicar la honradez y la justicia

es más agradable a Dios

que el sacrificio.

(Proverbios 21:3)

*

Misericordia quiero y no sacrificio,

y conocimiento de Dios más que holocaustos.

(Oseas 6:6)

*

    Más importante que cualquier sacrificio, es nutrirnos espiritualmente, practicar la honradez, ser justos, y tratar con misericordia y amor a todos.

Anthony de Mello · Biblioteca

Anthony de Mello

Autoliberación Interior

Awareness

Caminar sobre las aguas

Contacto con Dios

Despierta (Charlas sobre la Espiritualidad)

El Canto del Pájaro

Enseñanzas

La Oración de la Rana

Medicina del Alma

Quién puede hacer que amanezca

Sadhana (Un Camino de Oración)

Un minuto para el absurdo

Una llamada al Amor

 

Jesús de Nazaret

Mi Reino no es de este mundo

    Según el Evangelio de Juan (capítulo 18, versículo 36), Jesús dijo: Mi Reino no es de este mundo. ¿Qué significa esto?

    Con la palabra “Reino”, el Maestro Jesús se está refiriendo al Reino de Dios, es decir, a un estado de conciencia y a una práctica que él encarnaba y por lo cual dice “mi Reino”. Ahora bien, la expresión “este mundo” se refiere a este plano de existencia y a la negatividad que se manifiesta entre los seres humanos: inconsciencia, egoísmo, materialismo, odio, guerras, etc., y –por supuesto– no es el mal ejemplo mundano el que debemos seguir para alcanzar el Reino de Dios.

Jesús de Nazaret

La Primera Bienaventuranza

    Bienaventurados los Pobres en Espíritu,

porque de ellos es el Reino de los Cielos.

(Mateo 5:3)

    La expresión “Pobres en Espíritu” ha sido interpretada de distintas maneras. Por ejemplo, Conny Méndez sugería que en castellano la expresión debería ser “Pobres en el Espíritu”, pues hay quienes están “ricamente” cargados de conceptos, prejuicios y opiniones muy alejadas de la Verdad y la Espiritualidad, y estas “riquezas” les hacen tener una visión materialista de la vida; en cambio, los “Pobres en el Espíritu” están libres de estas “riquezas”.

    Asimismo, el místico ruso Vladimir Antonov propone la expresión “Pobres debido al Espíritu”, ya que él afirma que Jesús se refería a quienes renuncian a las “riquezas” para entregarse completamente a la Vida Espiritual.

    Bhagwan Sri Rajneesh (Osho) señalaba que el significado de esta Bienaventuranza es que no debemos identificarnos con el ego, ni con lo que dice el ego que somos o poseemos, pues el ego nos hace creer que “poseemos” algo cuando en realidad no poseemos nada, o nos hace sentir que somos “alguien”, pero se trata de una identidad falsa.

    Así pues, lo que esta Bienaventuranza nos enseña es que debemos vaciarnos de todos los prejuicios, conceptos, creencias y opiniones (Riquezas) que nada tienen que ver con la Verdad y la Espiritualidad, y –por tanto– debemos permanecer con nuestro Espíritu puro, sin ilusiones, sin falsedades; sin identificarnos con el ego, ni con una “personalidad”, ni con posesiones; entonces alcanzaremos el Reino de los Cielos y gozaremos de Plenitud Espiritual en nuestra vida.