Biblioteca

Friedrich Nietzsche

Aforismos

Así Habló Zaratustra

Aurora

Ditirambos Dionisíacos

Ecce Homo

El Anticristo

El Nacimiento de la Tragedia

El Ocaso de los Ídolos

Humano, Demasiado Humano

La Gaya Ciencia

La Genealogía de la Moral

La Visión Dionisíaca del Mundo

Más Allá del Bien y del Mal

Biblioteca

Arthur Schopenhauer

Dialéctica Erística o el Arte de Tener Razón

El Arte de Ser Feliz

El Arte de Sobrevivir

El Mundo como Voluntad y Representación

La Cuádruple Raíz

Los Ideales de Vida en la Filosofía Práctica de Schopenhauer

Schopenhauer, entre la Libertad y la Necesidad

Senilia

Biblioteca

Immanuel Kant

Crítica de la Razón Práctica

Crítica de la Razón Pura

Crítica del Juicio

Cuatro Lecciones sobre Kant (Deleuze)

Diez Lecciones sobre Kant (J. Gómez)

El Conflicto de las Facultades

Fundamentación de la Metafísica de las Costumbres

Hacia la Paz Perpetua

La Metafísica de las Costumbres

La Religión dentro de los límites de la mera Razón

Lo Bello y lo Sublime

Lógica

Principios Metafísicos de la Ciencia de la Naturaleza

Qué es la Ilustración

Filosofía

Una nota estoica

Según el Estoicismo, el Universo está regido por el Logos (Razón Divina Universal de la cual forma parte la razón humana), lo cual significa que la naturaleza del ser humano es racional. Por tanto, todo ser humano que sucumbe al Pathos (impulsos, pasiones, excesos) se está desviando de su naturaleza. Por tal motivo, es fundamental vivir de manera disciplinada y de acuerdo con el Logos y no con el Pathos. Así, se logran la Apatheia (ecuanimidad ante cualquier adversidad o circunstancia), la Ataraxia (serenidad, paz interior) y la Eudaimonia (felicidad).

Biblioteca

G.W. Leibniz

Correspondencia Filosófica

Discurso de Metafísica

Escritos Filosóficos

Leibniz y la Metafísica

Los Nuevos Ensayos (Ensayo de un Diálogo)

Materiales para el Estudio de la Monadología

Monadología

Necesidad y Optimismo Metafísico en Leibniz

Nuevos Ensayos sobre el Entendimiento Humano

Teodicea

 

Filosofía

El Positivismo

    En ciencia y filosofía, lo positivo es todo aquello que puede ser cuantificado, medido, percibido a través de los sentidos; se refiere a lo concreto, a lo material.

    El Positivismo es una corriente filosófica según la cual el único conocimiento auténtico es el conocimiento científico, el conocimiento basado en la experiencia; de manera que el Positivismo se fundamenta en hechos concretos y no en especulaciones teóricas, y rechaza todo lo que no pueda ser demostrado científicamente. El Positivismo se enfoca únicamente en los aspectos materiales de la realidad.

    El principal exponente del Positivismo, y considerado su fundador, fue el filósofo francés Auguste Comte, a quien también se considera padre de la sociología como ciencia, pues aplicó el método científico para el estudio y comprensión de la sociedad, de sus fenómenos, etc.

Comte

Auguste Comte

    En su libro Discurso sobre el Espíritu Positivo, este filósofo explica lo que él llamó “Ley de la evolución intelectual de la humanidad o Ley de los tres estados”, la cual es el fundamento del Positivismo:

    Todas nuestras especulaciones, cualesquiera, están sujetas inevitablemente, sea en el individuo, sea en la especie, a pasar sucesivamente por tres estados teóricos distintos, que las denominaciones habituales de teológico, metafísico y positivo podrán calificar aquí suficientemente, para aquellos, al menos, que hayan comprendido bien su verdadero sentido general. Aunque, desde luego, indispensable en todos aspectos, el primer estado debe considerarse siempre, desde ahora, como provisional y preparatorio; el segundo, que no constituye en realidad más que una modificación disolvente de aquél, no supone nunca más que un simple destino transitorio, a fin de conducir gradualmente al tercero; en éste, el único plenamente normal, es en el que consiste, en todos los géneros, el régimen definitivo de la razón humana.

    Podemos resumir estos tres estados de la siguiente manera:

Estado Teológico o Mágico: El ser humano busca explicar la realidad atribuyendo a los distintos fenómenos causas mágicas, sobrenaturales o divinas.

Estado Metafísico, Filosófico o Abstracto: Ahora el ser humano intenta explicar la realidad de manera racional, ya no habla de causas sobrenaturales, mágicas o divinas, sino de ideas y conceptos, y utiliza términos abstractos y metafísicos.

Estado Positivo o Científico: Este es el estado definitivo. El ser humano busca explicar la realidad y sus fenómenos basándose en la observación y la experimentación, en el método científico. Se enfoca en los hechos, en lo concreto y no en ideas, ni conceptos, y mucho menos en lo mágico o divino.

    Para una explicación detallada, recomiendo la lectura del libro:

Discurso sobre el Espíritu Positivo de Auguste Comte.

Biblioteca

René Guénon

Autoridad Espiritual y Poder Temporal

El Corazón del Mundo en la Kábala Hebrea

El Error Espiritista

El Esoterismo de Dante

El Esoterismo del Grial

El Omphalos, Símbolo del Centro

El Reino de la Cantidad y los Signos de los Tiempos

El Rey del Mundo

El Simbolismo de la Cruz

Esoterismo Cristiano

Esoterismo Islámico y Taoísmo

Formas Tradicionales y Ciclos Cósmicos

Iniciación y Realización Espiritual

Kábala y Judaísmo

La Crisis del Mundo Moderno

La Gran Tríada

La Metafísica Oriental

La Palabra Perdida

Los Estados Múltiples del Ser

Los Principios del Cálculo Infinitesimal

Miscelánea

Símbolos Fundamentales de la Ciencia Sagrada

Sobre el Hermetismo