Símbolos

El Solsticio de Invierno y la Navidad

    Entre el 20 y el 23 de diciembre de cada año ocurre el Solsticio de Invierno en el hemisferio norte. Durante esos días, el tiempo sin luz solar es un poco mayor al tiempo de luz solar (las noches duran más que los días); pero a partir de entonces, el tiempo de luz solar aumenta poco a poco hasta llegar el Equinoccio de Primavera, en el cual se equilibra la duración de los días y las noches. Esto ha sido interpretado simbólicamente desde la antigüedad como el nacimiento (o renacimiento) del Sol o de la Luz; por esta razón, en estas fechas solían celebrarse distintas festividades relacionadas con el Sol o con el “nacimiento” de alguna “deidad solar”. Por ejemplo, una de las celebraciones más emblemáticas en la antigua Roma era el festival del Sol Invictus (Sol Invicto) o “Festival del Nacimiento del Sol Invicto”. En cuanto a la fecha, en el calendario juliano (calendario solar instaurado por Julio César) el Solsticio de Invierno era el 25 de diciembre; sin embargo, en el calendario gregoriano (promulgado por el papa Gregorio XIII en 1582, y el cual se utiliza en casi todo el mundo) el Solsticio de Invierno ocurre alrededor del 21 de diciembre.

La Navidad:

    Del latín Nativitas (nacimiento), es una festividad cristiana en la cual se celebra el nacimiento de Jesús de Nazaret en la medianoche entre el 24 y 25 de diciembre de cada año.

    En la época del emperador Constantino, la Navidad empezó a celebrarse el día del Solsticio de Invierno para sustituir las festividades paganas, como la del Sol Invictus, y así tratar de convertir al cristianismo a muchos romanos paganos identificando a Cristo con el “Sol Invicto” o afirmando que Cristo era el verdadero “Sol Invicto”.

    En épocas posteriores, y con la finalidad de propagar el cristianismo, la Iglesia Católica fue sustituyendo en otras tierras las festividades dedicadas a “dioses solares” y estableció la Navidad como fiesta principal.

    Algunas vertientes del cristianismo no celebran la Navidad debido a que en la Biblia no se expresa con certeza la fecha del nacimiento de Jesús, y otras la celebran en una fecha distinta debido al calendario que utilizan.

nacimiento

Otras festividades y personajes:

    Otra festividad muy importante en la antigua Roma era la Saturnalia (Saturnales), festival pagano dedicado a Saturno (Kronos), dios del tiempo. Durante las Saturnales se intercambiaban regalos y se hacían banquetes, lo cual se sigue haciendo en las navidades actuales.

    En épocas más recientes se creó el personaje de Papá Noel, Santa Claus o San Nicolás, el cual trae regalos a los niños en navidad. Este personaje está basado o inspirado en un obispo católico (y santo) del siglo IV llamado San Nicolás de Myra (o de Bari).

Simbología:

    El Solsticio de Invierno y la Navidad simbolizan renacimiento, renovación; por tanto, es un tiempo propicio para reflexionar acerca de nuestras acciones durante el año, renunciar a todo lo perjudicial y efímero, y cultivar cada vez más virtudes como la generosidad y la solidaridad; de esa manera, se producirá en nosotros un renacer, una renovación, y nos convertiremos en mejores seres humanos.

Símbolos

El Olivo (Simbología)

    OlivoEl Olivo es un árbol considerado sagrado en muchas religiones y culturas. Posee (así como su fruto, la aceituna u oliva, y el aceite de ésta) una simbología sumamente amplia.

    Para los antiguos hebreos, el aceite de oliva era un símbolo de Bendición Divina; por esta razón, ungían a sus reyes con este aceite; además, se utilizaba en otras ceremonias de consagración (y se sigue utilizando con esta finalidad en varias religiones y ritos).

    Para los cristianos, el Olivo es un árbol emblemático, pues Jesús solía reunirse y orar con sus discípulos en un lugar mencionado en los Evangelios como Getsemaní, ubicado en “El Monte de los Olivos”. La palabra “Getsemaní” proviene del arameo Gath-Smane, que significa “prensa de aceite”. Se cuenta en los Evangelios que ahí oró Jesús justo antes de ser capturado.

    Para los musulmanes, el Olivo y su aceite están relacionados alegóricamente con la Luz de Dios que guía a los seres humanos; de hecho, se lo menciona de manera muy elogiosa en el Corán en un “sura” (capítulo) llamado “La Luz”.

    El aceite de oliva es un símbolo de sanación, pues siempre se le consideró poseedor de propiedades medicinales, muchas de las cuales han sido confirmadas en la actualidad; por ejemplo, hoy se sabe que su consumo es beneficioso para el corazón y para el sistema digestivo, reduce el colesterol perjudicial, fortalece el sistema inmunológico, es rico en antioxidantes y vitamina E, además de poseer propiedades antiinflamatorias.

Aceite de Oliva

    El Olivo es símbolo de longevidad, pues son árboles que suelen vivir muchos años; es asimismo símbolo de resistencia y renovación, ya que puede resistir condiciones adversas y luego reverdecer; además, simboliza la prosperidad y la fertilidad por su abundancia de flores y frutos.

    Según la mitología egipcia, la diosa Isis dio este árbol a los seres humanos y les transmitió el procedimiento de extracción del aceite de oliva.

    En la antigua Grecia, la rama de olivo representaba la victoria; una corona hecha con ramas de olivo se otorgaba como premio a los vencedores de los Juegos Olímpicos. Además, el olivo simbolizaba la sabiduría, pues estaba consagrado a Atenea (diosa de la sabiduría) que, según la mitología griega, “creó” el Olivo dando un golpe al suelo con su lanza y haciéndolo brotar de éste. Como señal de agradecimiento, los helenos llamaron Atenas a su capital.

    Según una antigua creencia, una rama de olivo colocada en la puerta principal de la casa no permite la entrada de “malos espíritus” y, en general,  el Olivo era utilizado para ahuyentar las “malas vibras”.

    Según el relato bíblico, Noé envió una paloma después del Diluvio para saber si las aguas se habían retirado de sobre la faz de la Tierra; al regresar la paloma con una rama de olivo en el pico, entendió Noé que las aguas se habían retirado completamente y la paz había sido restablecida.

    La paloma con una rama de olivo en el pico es el símbolo mundial de la paz.

Paloma de la Paz

Reflexiones

Ve adentro

    Ralph Waldo Emerson (ensayista, poeta y filósofo estadounidense) comienza su obra “Autoconfianza” con la siguiente frase del poeta satírico latino Aulo Persio Flaco: Ne te quaesiveris extra, que significa “No busques fuera de ti mismo” o, simplemente, “No busques afuera”.

    En el primer capítulo del libro “Plenitud”, del gran poeta y ensayista mexicano Amado Nervo, podemos leer: Dentro de ti está el secreto. Busca dentro de ti la solución de todos los problemas, hasta la de aquellos que creas más exteriores y materiales. Dentro de ti llevas la luz misteriosa de todos los secretos.

    Por tanto…

¿Qué buscas?…

 ¿la Verdad, la Esencia, la Causa, la Sabiduría, la Luz?…

¿a Dios?…

 Ve adentro.