Jesús de Nazaret · La Biblia

Busca el Reino de Dios

IMG_20210220_012650_704

(Mateo 6:33 y Lucas 12:31)

Buscar «El Reino de Dios y su Justicia»

significa permitir que la espiritualidad,

el amor, la solidaridad…

reinen en nuestro corazón,

en nuestra mente, en nuestra vida,

dentro de nosotros y entre nosotros.

Esto es lo primero, lo más importante;

lo demás vendrá después,

y Dios nos ayudará a conseguirlo.

Zen

Mentes Ondeando

    Huineng se encontró con cuatro monjes que discutían sobre el Dharma con respecto a una bandera que ondeaba sobre sus cabezas.

    Uno de ellos dijo: Esa bandera es un objeto inanimado y es el viento el que la hace ondear, a lo cual otro monje respondió: Tanto el viento como la bandera son inanimados, por ende, el ondear es un imposible. Otro añadió: El ondear se debe sin duda a una condición de causa y efecto, y el cuarto monje replicó: En el fondo, no hay bandera ondeando, es el viento lo que ondea de por .

    Entonces Huineng se acercó y les dijo: Señores, ni viento ni bandera; en realidad, lo que veo ondeando aquí sin cesar son vuestras mentes.

Símbolos

La Máscara Hannya

    Esta es una máscara utilizada en obras de teatro y en danzas rituales japonesas, en las cuales se hace uso de máscaras para reflejar el estado mental y emocional de los personajes.

    La máscara Hannya representa a una mujer que se ha convertido en un demonio a causa de los celos o de un amor no correspondido y, por tanto, busca vengarse.

    En Japón existen varias leyendas con respecto al origen de este personaje, una de las cuales menciona que una mujer estaba muy enamorada de un monje, pero su amor no podía ser correspondido, lo cual la hizo entristecer y enfurecer hasta tal punto que se convirtió en un demonio y mató al monje. Según otra leyenda, había un príncipe que estaba casado, pero tenía también una amante; sin embargo, al dedicarle más tiempo a la esposa y cada vez menos a la amante; esto hizo que la amante se llenara de odio y de ira, y se convirtiera en un demonio que posteriormente provocó la muerte de la esposa del príncipe.

    Aunque la máscara Hannya se refiere específicamente a un demonio femenino, podría decirse que simboliza algunos de los aspectos más negativos del ser humano en general (odio, ira, celos, venganza) y cómo una persona puede llegar a transformarse en un “demonio”, es decir, en alguien capaz de hacer mucho daño si se deja llevar por estas emociones. De hecho, tatuarse una máscara Hannya es muy común entre los “Yakuzas” (mafiosos japoneses) para indicar que no tienen piedad con nadie.

    Tradicionalmente se cuenta que esta máscara lleva el nombre de quien la creó: el artista y monje Hannya-Bo, quien vivió en el siglo XV aproximadamente.

    Existen tres tipos de Hannya según la etapa de su transformación y su nivel de maldad: Namanari (aún con apariencia humana, pero posee cuernos; comienza a sentir odio, ira y deseos de venganza). Chunari (tiene cuernos y colmillos grandes y afilados, su rostro es el de un demonio, pero su cuerpo es humano; empieza a llevar a cabo sus acciones maléficas). Honnari (rostro de demonio y cuerpo en forma de serpiente, su maldad es extrema y sólo se dedica a causar daño).

    Alegóricamente, esto nos indica que las personas no llegan a la maldad extrema de la noche a la mañana, sino que pasan por distintas etapas, de manera que es un proceso que, con la ayuda profesional necesaria, puede detenerse y revertirse a tiempo.

Adyashanti

La Conciencia no sueña

    La Conciencia que está en ti no está soñando. Sólo sueña la mente. Cuando despiertas, comprendes: Es un sueño. La mente está creando una realidad virtual, pero no es más que pensamiento. El pensamiento podrá contar un millón de historias dentro de la Conciencia, pero ésta no cambiará ni un ápice. Lo único que cambia es la sensación del cuerpo. Ante cualquier historia, el cuerpo reacciona. Pero cuando salgas de la mente, del estado de sueño, experimentarás un gran despertar.

Biblioteca

Sigmund Freud

A General Introduction to Psychoanalysis

El Malestar en la Cultura

El Yo y el Ello

Esquema del Psicoanálisis

Estudios sobre la Histeria

Introducción al Psicoanálisis

La Interpretación de los Sueños

Lo Inconsciente

Más Allá del Principio del Placer

Moisés y la Religión Monoteísta

Psicología de las Masas y Análisis del Yo

Psicopatología de la Vida Cotidiana

The Origin and Development of Psychoanalysis

Tótem y Tabú

Tres Ensayos para una Teoría Sexual

Un Recuerdo Infantil de Leonardo da Vinci

Reflexiones

Disposición o Actitud Mental

Tomado de una conferencia pronunciada por Tenzin Gyatso (14° Dalai Lama) en Julio de 1996 en Manchester, Inglaterra.

    El entorno es un factor importante para alcanzar un estado de ánimo favorable y feliz. Sin embargo, el elemento fundamental es nuestra propia disposición o actitud mental. Nuestro entorno puede no ser favorable, incluso puede ser hostil, pero si nuestra actitud mental es la correcta, éste no afectará nuestra paz interior. Por el contrario, si nuestra disposición mental no es la adecuada, aunque estemos rodeados por nuestros mejores amigos y contemos con todas las facilidades, nunca seremos felices. Ésta es la razón por la cual la actitud mental es más importante que las condiciones externas. No obstante, muchos parecen más preocupados por las condiciones externas que por su propia disposición mental. 

Símbolos

El Águila y el León

El Águila reina en el aire, es el rey de las aves. El León reina en la tierra, es el rey de los animales terrestres. Por esta razón, como símbolos, siempre han sido los favoritos de imperios y de reyes.

    El Águila es símbolo de majestuosidad, libertad, visión. Por la elevación que alcanza en su vuelo, simboliza el Espíritu, la inspiración, la mente, la conexión con lo Divino. Representa el elemento aire, que simboliza la comunicación y el pensamiento, pero en este caso se trata de comunicación de ideas elevadas y de pensamiento espiritual. También representa lo Divino que nos vigila desde las alturas celestes.

    En la mitología griega, este animal está relacionado con Zeus, quien en ocasiones es representado en forma de Águila o transformado en Águila. En el cristianismo, es símbolo de Juan el evangelista, pues su evangelio es el más espiritual y teológico de todos; además, simboliza la ascensión de Cristo. Según el chamanismo, el Águila es el animal más sagrado de todos.  

El León siempre ha estado asociado simbólicamente con el Sol, debido al color de su pelaje, a que su melena se asemeja a los rayos del astro rey y a que el León reina en la sabana africana bajo el inclemente Sol. El León simboliza poder, dignidad, autoridad, dominio, ferocidad, liderazgo, valentía, corazón, protección.

    En Persia, el León y el Sol eran símbolos del Estado y de la Religión, los cuales eran considerados pilares de la sociedad. En la astrología, el León está representado por el signo Leo, cuyo astro regente es el Sol. En la mitología egipcia, la diosa Sejmet (hija de Ra, el Sol) es representada con cabeza de León. En Asia, se considera que el León ahuyenta los malos espíritus, por lo cual suele haber estatuas de Leones en la entrada de los templos. En el cristianismo, el León simboliza al evangelista Marcos y también existen alegorías que se refieren a Jesucristo como un León (Apocalipsis 5:5).  

    La unión simbólica del Águila y el León da como resultado el Grifo, un animal mitológico que combina las virtudes de ambos.