Símbolos

Blancanieves

    “Blancanieves” o “Blancanieves y los Siete Enanitos” es un muy conocido cuento que podría estar basado en hechos reales, pero también –como tantos otros cuentos “infantiles”– está repleto de símbolos y enseñanzas ocultas.

    Este cuento probablemente está basado en la vida de una princesa alemana del siglo XVIII llamada María Sofía von Erthal, cuya madre murió y cuyo padre –el príncipe Philipp Christoph von Erthal– se casó con la condesa Claudia Elizabeth von Venningen, quien daba un trato preferencial a sus hijos biológicos y al parecer no trataba bien a su hijastra María Sofía. El príncipe Philipp era una especie de embajador; debido a sus labores diplomáticas, tenía que viajar con frecuencia y pasaba muy poco tiempo en el Castillo; quizás por esto no hay un personaje que lo represente en el cuento, como si Blancanieves (María Sofía) no tuviese padre.

    La familia von Erthal vivía en una localidad alemana llamada Lohr am Main. En la actualidad, una de las principales atracciones del Castillo de la familia von Erthal, que ahora es un museo, es el gran espejo que Philipp regaló a su segunda esposa, la condesa Claudia Elizabeth.

bny7e

    Existen diferentes versiones de este cuento, las dos más conocidas son la Versión de los hermanos Jacob y Wilhelm Grimm y la Versión de Walt Disney.

    El nombre “Blancanieves” significa “La que es pura como la nieve”, pero también el cuento nos indica que Blancanieves es “Blanca como la nieve, Roja como la sangre y Negra como el ébano”; esta descripción, además de referirse a su piel, sus labios y su cabello, se refiere simbólicamente a la triple composición del ser humano: Espíritu (Blanco), Alma (Rojo) y Cuerpo (Negro).

    La Reina Malvada es la madrastra de Blancanieves, simboliza la maldad y la frivolidad. Blancanieves representa la pureza y la bondad. Tanto la Reina Malvada como Blancanieves son bellas, pero la belleza de Blancanieves no es solamente física sino también espiritual, lo cual la hace aún más bella que la Reina.

    El Espejo Mágico siempre dice la verdad a la Reina, aunque esta verdad no sea de su agrado. Representa la conciencia; cuando nos miramos en el Espejo de nuestra conciencia siempre nos dice la verdad, aunque no nos guste.

    En la versión de Disney, la Reina Malvada pide a un cazador que mate a Blancanieves y le traiga su corazón, pero el cazador la desobedece, mata un animal y lleva el corazón de éste a la madrastra. El corazón es considerado un centro vital y energético; así que la madrastra no sólo buscaba estar segura de la muerte de Blancanieves, sino también de alguna manera buscaba “quedarse” con su energía.

    Los 7 Enanitos (o duendes, según otra interpretación) hacen referencia a los 7 pecados capitales (que son los principales defectos del ser humano) y las 7 virtudes que todo ser humano debe desarrollar para vencer esos pecados.

Enanitos-Pecados-Virtudes

    La Casa de los Enanitos es una manera de representar al ser humano. Los Enanitos aceptan que Blancanieves se quede en la Casa a cambio de que la mantenga limpia y ordenada, lo cual se refiere a la disciplina y el orden que debe mantener el ser humano en sí mismo.

    En la versión de los hermanos Grimm la casa está siempre limpia y ordenada, pero en la versión de Disney la casa estaba desordenada y sucia, y Blancanieves se encarga de limpiarla y ordenarla. De cualquier modo, el tiempo que Blancanieves pasa en la Casa de los Enanitos y las labores de limpieza que ella realiza simbolizan una etapa de aprendizaje y disciplina.

    Los Enanitos eran mineros. Según Disney, trabajaban en minas de diamantes y piedras preciosas; esto simboliza el Trabajo o Búsqueda Espiritual.

    Según la versión de los hermanos Grimm, la Reina Malvada se disfrazó tres veces para engañar a Blancanieves y matarla, mientras que en la versión de Disney es un solo intento y se transforma en anciana utilizando sus poderes de hechicera. Esto nos indica que las personas malvadas pueden ser muy hábiles y capaces de cualquier cosa, pero aún así el bien suele triunfar.

    Blancanieves come una manzana envenenada (o embrujada) que le ofrece la Reina Malvada disfrazada (o transformada) y “muere”, pero luego “resucita” y empieza una nueva vida, una vida feliz con el Príncipe. Esto significa que se debe dejar atrás lo superficial y maligno, para tener una vida basada en lo espiritual.

    Blancanieves no es enterrada, sino que es puesta en un ataúd de cristal (el cristal es un símbolo de pureza). En la versión de los hermanos Grimm el Príncipe se llevaba el cuerpo de Blancanieves para reverenciarla y honrarla (¿acaso como a una santa?). Todo esto nos habla de la pureza que simboliza Blancanieves.

    Tres aves van a despedir a Blancanieves tras su “muerte”, las cuales tienen distintos significados simbólicos, pero relacionados con este hecho: un Mochuelo (Sabiduría), un Cuervo (Muerte) y una Paloma (Paz); para obtener la Sabiduría y la Paz, hay que “morir” a las impurezas y a la maldad.

    Es notorio que en la versión de los hermanos Grimm el Príncipe aparece sólo al final y tiene una participación muy pasiva. En la versión de Disney el Príncipe aparece al comienzo, declara su amor a Blancanieves y ella se enamora de él; luego el Príncipe aparece al final y hace “resucitar” a Blancanieves con un beso de amor, es decir, ella es salvada por medio del amor, el amor derrota a la maldad. Sin embargo, este protagonismo mínimo de una figura masculina importante puede estar relacionado con la poca presencia de la figura masculina en la vida de la princesa María Sofía.

    La Reina Malvada termina de una manera terrible tanto en la versión de los hermanos Grimm como en la versión de Disney; en cambio, Blancanieves termina realizada. Todo esto se refiere al Karma que da a cada cual lo que le corresponde.

    En cuanto a la numerología presente en este cuento, hay dos números que son muy importantes: el 3 y el 7. Tres veces, según la versión de los hermanos Grimm, se disfrazó la Reina Malvada para engañar a Blancanieves. Tres animales fueron a despedir a Blancanieves tras su “muerte”. Además, recordemos lo que el Espejo Mágico respondió a la Reina Malvada en una ocasión: “Tras las siete colinas de Jade, tras la séptima cascada, en la cabaña de los siete enanos, vive Blancanieves, ella es la más bella”. 3 veces el número 7, es decir, 777. El 3 representa el Espíritu y el 7 la Plenitud, de modo que el 777 simboliza la Plenitud Espiritual.

 

Símbolos

La Cruz de Malta

    También conocida como Cruz de San Juan, Cruz de Ocho Puntas o Cruz Octógona, este símbolo comenzó a ser utilizado en el siglo XII por los Caballeros de la Orden de San Juan de Jerusalén u Orden de Malta.

    Originalmente esta Cruz es de color blanco y simboliza Pureza. Sus ocho puntas representan: vivir en la verdad, tener fe, arrepentirse de los pecados, dar prueba de humildad, amar la justicia, ser misericordioso, ser sincero de todo corazón y soportar las aflicciones.

Cruz de Malta

    No obstante, en el ámbito esotérico la Cruz de Malta tiene otros significados y colores:

    Es un símbolo de Equilibrio perfecto. Nos indica que la Energía Divina desciende desde el Plano Espiritual hasta el Plano Material y se manifiesta en Poder, Sabiduría y Amor. Es una Cruz cuya forma (cuatro “puntas de flecha” señalando hacia el centro) nos invita a meditar, a concentrarnos. Esta Cruz simboliza múltiples aspectos divinos y cualidades divinas, y cada brazo de la Cruz es de un color distinto o representa un color distinto:

    Blanco: Lo Absoluto, la Esencia, el Espíritu. Energía Divina, Pureza.

    Azul: Poder Divino o Espiritual, Fe, Voluntad.

    Amarillo: Sabiduría Divina, Iluminación, Inteligencia.

    Rosado: Amor Divino, Misericordia, Compasión, Respeto.

Cruz de Malta (Colores)

Mis Cuentos

Katharo, el Unicornio

    Katharo, como todos los unicornios, permanecía invisible la mayor parte del tiempo y solamente aparecía para auxiliar a personas puras y bondadosas haciendo uso de su mágico cuerno que era capaz de muchas proezas.

    Nílrem era un hechicero que sabía de los poderes mágicos del cuerno del unicornio, pero no había podido conseguir ninguno, pues no era puro ni bondadoso. Así que este hechicero utilizaría a una doncella para hacer aparecer a algún unicornio y tratar de quitarle su cuerno.

    Anna sería la víctima de Nílrem. Ella era una joven dedicada a socorrer a los menesterosos, y era conocida por su devoción a hacer el bien y por su absoluta falta de malicia.

    Nílrem, haciéndose pasar por mendigo, fue donde Anna pidiendo comida. Ella no solamente lo atendió y le sirvió comida y bebida, sino que además se sentó a comer con él.

    En un descuido de Anna, Nílrem vertió en la bebida de ella unas gotas de una pócima venenosa. Después de tomarse la bebida, Anna empezó a sufrir los efectos de la pócima y luego se desmayó. Mientras tanto, el malvado hechicero esperaba al unicornio para atraparlo y quitarle su mágico cuerno.

    Katharo, al percibir que una jovencita pura y bondadosa estaba en problemas, acudió a rescatarla. Sin embargo, él también advirtió la presencia del hechicero y, sobre todo, captó su mala intención.

    Katharo apareció e inmediatamente disparó con su cuerno un rayo contra Nílrem, desvaneciéndolo por completo. Luego, también con su mágico cuerno, tocó a la jovencita suprimiendo así el veneno, sanándola e inmunizándola.

    Al volver en sí, Anna vio al unicornio y, emocionada, lo abrazó. Entonces preguntó por el mendigo, y Katharo le respondió: No te preocupes, él se ha ido. Tú debes continuar ejerciendo tu bondad infinita atendiendo a los menesterosos.

    Al terminar de expresar estas palabras, Katharo se invisibilizó nuevamente y Anna siguió haciendo el bien.

Símbolos

Edén, Paraíso, Cielo…

    Según el Génesis (capítulo 2, versículo 8), Dios puso al primer hombre y a la primera mujer en un lugar llamado “Edén”, específicamente en un huerto o jardín (el “Jardín del Edén”), en hebreo Gan Eden (el Jardín de las Delicias).

    En la Septuaginta (versión griega de la Biblia) se empleó el término paradeisos (que en griego significa “huerto”, “jardín”) para referirse al “Jardín del Edén”; paradeisos pasó luego al latín como paradisus y posteriormente al castellano como “Paraíso”.

    Tradicionalmente, algunas religiones y corrientes espirituales nos dicen que el “Cielo” es una especie de dimensión o plano de existencia en el cual solamente hay paz y felicidad eternas, y al cual van las almas puras. En ocasiones, también se utiliza el término “Paraíso” con este significado.

    Sin embargo, todos estos términos pueden también referirse simbólicamente a un estado de Conciencia Espiritual, de Plenitud y Unidad con Dios.

    Adán y Eva representan al ser humano puro, pero ingenuo, inconsciente. Ese ser humano, que fue “expulsado del Paraíso”, ha tenido que padecer el sufrimiento propio de la existencia humana y tomar conciencia del mundo; ahora, de manera consciente, debe iniciar un proceso integral de disciplina y purificación que le permitirá luego “retornar al Jardín del Edén”, ir al “Cielo”, al “Paraíso”, es decir, alcanzar el estado de Conciencia, Plenitud y Unidad antes mencionado.

Siddhartha Gautama

Pureza

    Sariputra, un gran discípulo del Buddha, dijo que aunque un ser humano viva en un bosque consagrado a las prácticas ascéticas, es posible que esté colmado de impurezas; y que otro, a pesar de vivir en una ciudad sin practicar ninguna disciplina ascética, puede tener una mente pura. De los dos, declaró Sariputra, el que vive con pureza en la ciudad es muy superior al que mora en el bosque teniendo pensamientos impuros.

    Tomado del libro “Lo que el Buddha enseñó” de Walpola Rahula.

Bestiario · Reflexiones · Símbolos

Pegaso y Belerofonte

Belerofonte y Pegaso    Los mitos de Pegaso y Belerofonte, además de estar vinculados, nos transmiten diversas enseñanzas.

    Se cuenta que Medusa fue decapitada y de su cuello surgió Pegaso, el cual era un caballo alado que volaba como si corriera en el aire.

    Belerofonte, cabalgando sobre Pegaso, mató a la Quimera y derrotó a muchos guerreros como los Sólimos y las temibles Amazonas.

    Entonces pretendió Belerofonte ser adorado cual deidad por haber realizado esas proezas, y trató de llegar al Olimpo (morada de los dioses); pero Zeus lo derribó dejándolo en malas condiciones; en cambio, recibió a Pegaso y lo inmortalizó.

    Simbología:

    Belerofonte representa la soberbia; es el ser humano que ha logrado mucho y se cree más que los demás y, por tanto, piensa que todos deben “adorarlo”, hasta que le ocurre algo que lo hace chocar contra la realidad recibiendo así una lección de humildad.

    Richard Wilhelm, filósofo alemán, escribió: El Pegaso es el símbolo de los pensamientos que van más allá de los límites del espacio y el tiempo.

    Las alas representan “elevación a un nivel superior”. La monstruosa Medusa representa la negatividad que debemos erradicar para que surja lo mejor de nosotros, es decir, Pegaso.

    De manera que el Pegaso es un símbolo de la imaginación y la inspiración, pero principalmente simboliza la purificación y la elevación del Alma.

    Belerofonte puede interpretarse también como el cuerpo que se queda en el Plano Físico, y Pegaso como el Alma inmortal que asciende a un Plano Superior. 

Reflexiones

Espiritualidad

    Si un ser humano se dedica a pensar en lo más sublime y no albergar pensamientos viles; a sentir lo más noble, tener buenas intenciones y no albergar sentimientos ruines; a utilizar la palabra para bendecir y no para herir; a realizar buenas acciones, no incurrir en excesos y no perjudicar…

    En fin, si un ser humano se dedica a disciplinar y purificar su mente, sus emociones, su palabra y su conducta, es un ser humano profundamente espiritual, independientemente de si profesa o no alguna religión; pues quien se disciplina y se purifica integralmente, eleva al máximo su conciencia y manifiesta lo que es en Verdad: Un Cristo, un Buddha, un Ser Espiritual.