Zen

Cómo llegar a ser un Buddha

    Un hombre fue a ver a Lin Chi, un gran maestro Zen, y le dijo: Me gustaría llegar a ser un Buddha, ¿qué debo hacer?

    Entonces Lin Chi lo echó a bastonazos del templo.

    El hombre fue a ver a otro maestro, y al preguntarle cómo llegar a ser un Buddha, el otro maestro casi lo mata con una espada; así que salió corriendo.

    El hombre regresó con Lin Chi, y este gran maestro le dijo: Quédate, pero no vuelvas a preguntar cómo llegar a ser un Buddha, porque ya lo eres; simplemente, sé tú mismo.

Bhagavad Gita

Estrofa 2.16

Lo que no es

no puede llegar a ser.

Lo que es

no puede dejar de ser.

(Bhagavad Gita)

    La existencia solamente es posible gracias al ser. Lo que no es (la nada, el no-ser, la negación del ser) no puede llegar a ser, ni existe ni puede llegar a existir, ni puede causar u originar (Ex nihilo nihil fit = nada surge de la nada).

    En cambio, Lo que es (el Ser Universal, el Espíritu Supremo, Brahman, Dios) es Eterno y, por tanto, siempre ha sido, siempre es y siempre será.

Glossarium

Felicitas, Eudaimonía y Ananda

    La palabra latina Felicitas es el origen de la palabra española “Felicidad”; proviene del latín Felix (fértil, fructífero, productivo); además, para los antiguos romanos, Felicitas era el nombre de la diosa del éxito, la riqueza y la prosperidad, y era representada como una mujer portando una Cornucopia (el Cuerno de la Abundancia). Por tanto, Felicitas puede referirse a la Felicidad material o a que la Felicidad depende de lo material, de lo externo.

    En cambio, los antiguos griegos utilizaban la palabra Eudaimonía para referirse a la Felicidad. Eudaimonía proviene del griego Eu (bueno, bien) y Daimon (Espíritu), y significa “Buen Espíritu”, “Bienestar Espiritual”. Filósofos como Sócrates y Aristóteles consideraban que la Felicidad se alcanza mediante la práctica de la virtud y el obrar según la razón, que no mediante las posesiones materiales, ni las riquezas.

    No obstante, en el Vedanta (filosofía espiritual que forma parte del Hinduismo) se va más allá y se nos dice que Ananda (“Felicidad” en sánscrito) es parte de lo que somos realmente, pues nuestro verdadero Ser (Atman) es Sat-Chit-Ananda (Esencia-Conciencia-Felicidad), lo cual significa que la Felicidad no es algo que debamos buscar o procurar alcanzar, sino que ya somos Felicidad; de manera que quien es consciente de su verdadero Ser, siente y manifiesta genuina y profunda Felicidad.

Adyashanti

Conocer el Ser

    Para liberarnos, para iluminarnos, primero debemos darnos cuenta de que realmente no sabemos nada. YO SOY LO QUE SOY es el único conocimiento verdadero; cualquier otro conocimiento es secundario. El conocimiento que se usa para un propósito concreto es estrictamente utilitario; cuando empieces a verlo, dejarás de buscar la Verdad en lo que “sabes” y –en cambio– buscarás la Verdad en lo que eres; y cuando descubras lo que eres, también descubrirás lo que es todo lo demás.

Osho

El Ego

(Tomado de El Libro del Ego)

    El ego es justo lo contrario de tu Verdadero Ser. El ego no eres tú, sino el engaño creado por la sociedad para que te entretengas con esa baratija y no te plantees preguntas sobre lo Verdadero. Por eso insisto tanto en que, a menos que te liberes del ego, jamás llegarás a conocerte.

    Naciste con tu auténtico Ser. Después, empezaron a crearte un falso ser: eres de una religión, tienes una nacionalidad, perteneces a una raza, etc. Crean una falsa idea de quién eres. Te ponen un nombre, y en torno a ese nombre crean ambiciones y condicionamientos, y poco a poco actúan sobre el ego en el colegio, en la iglesia, en la universidad. De manera que acabas olvidando por completo tu Ser auténtico. 

    Ese ego tiene toda clase de deseos y quiere estar siempre por encima de todo. Ese ego se aprovecha de ti y no permite ni siquiera que vislumbres tu auténtico Ser, cuando tu vida está precisamente ahí, en la autenticidad. De ahí que el ego sólo produzca tristeza, sufrimiento, lucha, frustración, locura, suicidios, asesinatos… Toda clase de crímenes.

    Quien va en pos de la Verdad tiene que empezar por este punto: descartar cuanto la sociedad le ha dicho que es. Tú no eres eso. Todo lo que han dicho sobre ti es falso. Déjalo a un lado. Desmantela todo ese ego. Al destruir el ego, descubrirás tu Ser, y ese descubrimiento es el mayor que pueda ocurrir, porque significa el inicio de una peregrinación hacia la Felicidad Absoluta.