Numerología

13

    Éste es un número acerca del cual hay supersticiones que han dado origen a lo que se conoce como Triscaidecafobia (del griego Triskaideka, “Trece”, y Fobia, “Miedo”): miedo irracional al número 13.

    Por ejemplo, suele decirse que se considera al número 13 de mal agüero debido a que en la Última Cena estuvieron presentes 13 personas (Jesús de Nazaret y sus discípulos), y uno de ellos (Judas Iscariote) traicionó a Jesús, quien posteriormente fue crucificado.

    Sin embargo, en Numerología y Kábalah el número 13 tiene significados positivos e importantes:

    El 13 está compuesto por el 1 y el 3, que nos recuerdan el Misterio de la Trinidad: Dios es Uno y Trino al mismo tiempo, lo cual significa que el 13 simboliza la Unidad y la Trinidad divinas.

    Además, el número 13 es 1 + 3 = 4. El 4 representa la Materia, el Universo Material, los 4 Elementos, los 4 Mundos de la Kábalah, la Estabilidad, la Estructura.

    Asimismo, en lengua hebrea, el valor numérico de las palabras Ejad (Uno) y Ahaváh (Amor) es 13. Si sumamos estos valores, obtenemos 26, el cual es el valor numérico del Tetragrama (IHVH), el nombre más sagrado de Dios. Es decir, Dios es Uno y es Amor.

    Así que más allá de cualquier superstición o creencia negativa acerca del número 13, recordemos y resaltemos siempre sus significados positivos.

Símbolos

Tríadas y Trinidades

    Varias religiones, filosofías, ideologías, etc., tienen como fundamento o como uno de sus fundamentos una tríada o una trinidad.

    Una tríada consiste en tres elementos distintos que conforman un todo. Una trinidad se refiere a tres hipóstasis que constituyen una misma Esencia. La palabra “hipóstasis” proviene del griego hypóstasis y significa “esencia individual o particular de algo”.

    la-santisima-trinidadEn el Cristianismo, la Santísima Trinidad es el dogma sobre la Naturaleza de Dios que afirma que Dios es Uno y Trino, es decir, un Ser Único que existe como tres “Personas Divinas”: El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo; de modo que el Padre es Dios, el Hijo es Dios y el Espíritu Santo es Dios, pero no son tres dioses, sino un solo Dios, una misma Naturaleza Divina.

    En el Hinduismo, se habla de la Trimurti (que en sánscrito significa “tres formas”), la cual está compuesta por tres deidades que representan tres principios universales: Brahma (Principio Creador), Vishnu (Principio Preservador) y Shiva (Principio Renovador). Según el Vedanta Advaita, nuestro Ser Verdadero (Atman) es Sat-Chit-Ananda, esto es, Esencia-Conciencia-Felicidad.

trimurti

BRAHMA-VISHNU-SHIVA

    En la Mitología Egipcia, tres deidades muy importantes conforman la llamada “Tríada Osiríaca”; éstas son: Osiris (dios padre; dios de la resurrección, la regeneración, la vegetación, la agricultura; simboliza el bien o el triunfo del bien sobre el mal, y preside el tribunal del juicio a los difuntos); Isis (diosa madre; diosa de la maternidad y del nacimiento; diosa de la fecundidad; hermana y esposa de Osiris) y Horus (dios solar; hijo de Osiris e Isis; dios de todo Egipto).

triada-osiriaca

    Filósofos neoplatónicos, como Plotino, hablaban de una Realidad Absoluta Universal; esa Realidad es trina y está constituida por “Lo Uno Absoluto” (Causa Primera, Esencia Universal, Dios Supremo), el Nous o Logos (Inteligencia Divina, Razón Universal) y el Alma o Anima Mundi (Alma Divina Universal que da vida y movimiento a todos los seres y al Cosmos entero).

    Entre los celtas, y las tradiciones célticas en general, símbolos como la Triqueta y el Trisquel representan totalidades trinas. En el neopaganismo, la Triple Diosa es una de las deidades principales; representa las tres etapas fundamentales de la mujer (la Doncella, la Madre y la Anciana) y su símbolo es la Triple Luna.

    Según la Alquimia, todo está compuesto por Azufre, Mercurio y Sal, por lo cual son conocidos como Tria Principia (en latín, “Los Tres Principios”), y simbólicamente representan el Espíritu (Azufre), el Alma (Mercurio) y el Cuerpo (Sal).

    En distintos ámbitos suelen utilizarse términos de origen griego, entre los cuales encontramos varias tríadas y trinidades. Por ejemplo, “la trinidad del amor”: Eros (el amor sexual, el amor físico), Philos o Philia (el amor fraternal; la amistad, el afecto) y Agape (el amor divino, espiritual; el amor puro e incondicional). “La trinidad de la vida”: Bios (vida física), Psyché (vida psicológica; la mente y las emociones) y Zoe (vida divina, vida eterna que Dios comunica al ser humano); es evidente la relación entre esta trinidad y la tríada Cuerpo-Alma-Espíritu. “La tríada de la persuasión”: Ethos (conducta; imagen personal y credibilidad del orador), Pathos (sentimientos, emociones que el orador transmite a su público) y Logos (pensamiento, lenguaje razonado, argumento, mensaje o discurso del orador).

        Las llamadas “artes liberales” relacionadas con la elocuencia conformaban un Trivium (en latín, “tres vías” o “tres caminos”) constituido por la Gramática, la Dialética y la Retórica. Por cierto, en la Dialéctica existe la llamada “Tríada Dialéctica” según la cual a toda idea o conjunto de ideas (Tesis), se opone otra idea o conjunto de ideas diferentes o contrarias (Antítesis), y de ese antagonismo emerge una tercera idea o conjunto de ideas (Síntesis) con elementos de las anteriores.

    “Pasado, Presente y Futuro”, podríamos decir que es la “trinidad del tiempo”. Según algunos, la felicidad consiste en tener tres cosas: “Salud, Dinero y Amor”. La tríada “Libertad, Igualdad y Fraternidad”, lema que –según se cuenta– surgió durante la Revolución Francesa, es el lema oficial de Francia y de la Francmasonería.

libertad-igualdad-fraternidad

    Y así, podría seguir enumerando tríadas y trinidades; sin embargo, puedes hacerlo tú; puedes ampliar la lista o profundizar el contenido de las ya mencionadas.

Reflexiones

Junto al Mar

(Leyenda medieval)

    Un día, San Agustín paseaba junto al mar y pensaba en muchas de las doctrinas sobre la realidad de Dios; una de ellas, la doctrina de la Trinidad. De pronto, vio a un niño que jugaba en la arena; lo observó más de cerca y vio que el niño corría hacia el mar, llenaba un cubo de agua y volvía donde estaba antes, y vaciaba el agua en un hoyo. El niño hacía esto una y otra vez, hasta que San Agustín, sumido en una gran curiosidad, se acercó al niño y le preguntó: ¿Qué haces? Y el niño le respondió: Estoy sacando toda el agua del mar y vertiéndola en este hoyo. San Agustín exclamó: ¡Pero eso es imposible! Entonces el niño le dijo: Más difícil es que llegues a descifrar el misterio de la Santísima Trinidad.

san-agustin-y-el-nino

Símbolos

Triqueta

    Es un símbolo de origen celta que consiste en tres “hélices” y un círculo que se hallan entrelazados formando un todo cíclico y continuo. Representa una totalidad trina, como por ejemplo: Espíritu-Alma-Cuerpo (ser humano), Cielo-Tierra-Mar (nuestro planeta), etc. Simboliza también la reencarnación, los ciclos, el equilibrio y lo Infinito.

    Al llegar el cristianismo a los pueblos celtas, este símbolo fue asociado con La Santísima Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo), pues su forma se asemeja a tres Vesica Piscis entrelazadas.

    A la Triqueta (o Triquetra) suele llamársele en inglés Trinity Knot (el nudo de la Trinidad).