Glossarium

Gurú y Satgurú

    Gurú es una palabra en sánscrito que se utiliza para referirse a un Maestro o Guía Espiritual, o incluso a un maestro en general. La sílaba “Gu” significa “oscuridad”, “ignorancia” y la sílaba “Ru” significa “Luz”, de manera que Gurú es aquel que desvanece la oscuridad de la ignorancia por medio de la luz que aportan las enseñanzas.

    Cuando a la palabra Gurú se le agrega el prefijo Sat- (Verdad, Ser, Esencia…), se forma la palabra Satgurú que tiene varios significados:

    Satgurú puede significar “Verdadero Maestro” o “Maestro de la Verdad”; un Maestro que desvanece la oscuridad de la ignorancia con la Luz de la Verdad Espiritual, la Luz que aportan las Enseñanzas Espirituales.

    Otra interpretación es que Satgurú se refiere a que el Verdadero Maestro es nuestro Maestro Interior, nuestro Guía Interior, nuestro Ser Verdadero, nuestra Esencia.

    O también, Satgurú puede significar que la Verdad es el Maestro. Cada vez que conocemos o descubrimos la Verdad de algo, esta nos ilumina y nos libera de la ignorancia al respecto. Bien dijo el Maestro Jesús: Conoceréis la Verdad, y la Verdad os hará libres.

Misceláneas

La Verdad y la Mentira

(Autor: Jean-Léon Gérôme)

    Cuenta la leyenda que un día la Verdad y la Mentira se cruzaron.

Buenos días. Dijo la Mentira.

Buenos días. Contestó la Verdad.

Hermoso día. Dijo la Mentira.

    Entonces la Verdad se asomó para ver si era cierto. Lo era.

Hermoso día. Respondió la Verdad.

Aún más hermoso está el lago. Dijo la Mentira.

    Entonces la Verdad miró hacia el lago y vio que era cierto nuevamente lo que decía la Mentira; por tanto, asintió.

    Corrió la Mentira hacia el agua y dijo:

El agua está tibia. Nademos.

    La Verdad tocó el agua con sus dedos y realmente estaba tibia, así que confió en la Mentira.

    Ambas se quitaron las ropas y nadaron tranquilas.

    Un rato después, salió la Mentira, se vistió con la ropa de la Verdad y se fue.

    La Verdad, incapaz de vestirse con la ropa de la Mentira, comenzó a caminar desnuda y todos se asombraban al verla.

    Es así como aún hoy en día la gente suele preferir la Mentira disfrazada de Verdad y no la Verdad al desnudo.

Ramiro Calle

Un apacible paseo

(Tomado de El Libro de la Serenidad de Ramiro Calle)

     El maestro y el discípulo emprendieron un apacible paseo por el campo al atardecer. Caminaban tranquilamente, uno al lado del otro, en silencio. De súbito, el discípulo interrogó a su mentor: ¿Puede instruirme en la verdad?
El maestro preguntó: ¿Escuchas el trino de los pájaros y el rumor del torrente?
Sí, maestro, los escucho. –repuso el discípulo.
Y el maestro dijo: Entonces, amigo mío, no tengo nada que enseñarte.

Comentario (de Ramiro Calle):
La mente se encarga de complicarlo todo. Busca donde no puede encontrar; ansía lo que no puede obtener. Se extravía con suma facilidad en toda clase de expectativas ilusorias. Dice querer bienestar, pero provoca malestar. Siempre está corriendo, deseando, persiguiendo logros. Tiene tanta prisa, tanta urgencia, que no puede jamás disfrutar de serenidad. Aunque nada le quede pendiente, sigue experimentando prisa y urgencia, sigue acumulando confusión y neurosis. No sabe detenerse, aguardar, esperar y confiar. Tanto mira a lo lejos que no ve lo más cercano. No aprecia lo sencillo, lo simple, lo hermosamente desnudo y evidente, como el trino de un pájaro o el rumor de un arroyo o la reconfortante brisa del aire o la caricia de un ser querido. Se pierde lo mejor de cada momento porque está pendiente de lo mejor para después, atrapada en la jaula de la expectativa. Incluso presupone la verdad tan lejos que no es capaz de detectarla en la vida misma estallando con su energía a cada momento, unas veces en forma de nube y otras en forma de árbol, unas veces como el canto de un ruiseñor y otras como las arrugas de un anciano. Deja todo de lado y conéctate con el aquí y ahora. La mente atenta y relajada, perceptiva y sosegada, escucha el trino de los pájaros. Aprecia ese instante como si fuera el primero y el último. No quieras agarrarlo, ni retenerlo, ni pensarlo, porque entonces escapará o se convertirá en un feo y hueco concepto. Si estás atento y relajado, en ese momento puedes vivir la vida en su totalidad. No hay otra verdad que enseñar.

Mis Poemas

Sal de la Caverna

Sal de la Caverna,

y verás la luminosa Verdad

y las sombras ya no podrán engañarte

y motivarás a tus hermanos

a salir de la oscuridad,

aunque algunos no van a creerte

e incluso querrán apartarte,

pues aún no están preparados

para tanta claridad.

Pero otros sí saldrán de la Caverna

y verán la luminosa Verdad

y las sombras ya no podrán engañarlos

y motivarán a más hermanos

a salir de la oscuridad…